Actualidad

La antiguía veraniega para usuarios de Instagram

Algunos argumentos a favor de los tags que todos odiamos: #playita, #veranito, #cervecitas, #solecito…

En principio a nadie le gustan los tags, y menos cuando los instagrammers del mundo están en plena época veraniega. Si antaño los álbumes de fotos de vacaciones siempre produjeron urticaria a los amigos y familiares de quienes se marchaban con sus cámaras a conocer el mundo, no es raro que hoy el odio recorra nuestras venas cuando la #playita, el #veranito, la #piscinita o la #cervecita pueblan las pantallas de nuestros teléfonos móviles y nos asaltan a las doce del mediodía en el muro de Facebook mientras nosotros tratamos de no derretirnos de calor en nuestras respectivas oficinas o casas.

Es éste un odio irracional. Un fuego que nace desde la más pura envidia y que sólo demuestra que, en realidad , nos encantaría estar en el lugar de todos esos abusones del filtro Valencia. Que sus pies en la arena sean nuestros pies en la arena. Que sus piernas al sol sean nuestras piernas al sol. Que sus piscinas azules sean nuestras piscinas azules. Que sus jarras de cerveza, sus botellas de vino blanco y sus vermús de colores sean lo que también nos refresca la garganta. Lo que nos deja con esa cara tan pepona y tan absolutamente feliz, lista para marcarse un nuevo selfie.

La vida, como el verano, está para disfrutarla, y por eso nuestro uso de Instagram ha de ser excesivo y repetitivo. Necesitamos demostrar al mundo —esa galaxia compuesta por doscientos o trescientos colegas y algún que otro completo desconocido— qué felices somos, y para eso hay que saber presumir de lo poco que tenemos. En tiempos difíciles como los que corren, el ego es la única cosa tangible a la que podemos agarrarnos. No hay que ser una It Girl con miles de Ks para disfrutar de una vida Premium, así que coge tu celular, pulsa el icono de la cámara blanca y marrón, deja de preocuparte por los unfollows y que empiecen los topicazos:

1. Los pies son el reflejo del alma: con las uñas pintadas o sin ellas. Con pelos en los dedillos o sin ellos. Con las uñas mejor o peor cortadas, los pies son el reflejo de nuestra alma y enseñarlos es obligatorio si se tiene cuenta de Instagram. Ya sea en la cama, durante una #siestadedomingo, o quizá en #lapiscipiscipisci, el dedo gordo sobresaliente ha de saludar al objetivo y dejar claro que ese es el mayor momento de relajo de la semana, y que nadie te lo va a quitar.

2. Un gato dormido vale más que ciento maullando: Instagram está lleno de animales que luchan por convertirse en los nuevos Nala, Boo o Biddy, pero no cabe duda de que los gatos serán los ganadores. En verano las siestas de los mininos son más largas y sus posturas son más extrañas. Estirajados al sol, bolitas en la sombra o panza arriba después de comerse una lata, parece que se hayan puesto de acuerdo para que el #caturday no sea sólo los sábados, sino hora a hora, día a día, desde junio hasta septiembre.

3. La importancia del atrezzo: #Melocotón, #Sandía, #Cerveza, #Mojito, #Bañador, #LibroDelVerano, #Pareo, #Chanclas, #Pintauñas, #Cocacola, #Smoothies, #EnsaladaDeCangrejo, #Paellita, #Pamelas, #GafasDeSol, #Gambas, #Flotadores. Qué veraniego ajuar.

4. Al menos un selfie al día, que para eso el protagonista eres tú: conócete a ti mismo, estudia tu perfil bueno, abre un poco más los ojos y aprende a comprender tus facciones. #Mememe y nada más.

5. ¿Amaneceres, paisajes, olas, montañas, colegas, lunas llenas? No te cortes, súbelas todas: hace no demasiado tiempo y en una galaxia no demasiado lejana, los que ahora estamos aquí sentados frente a la pantalla de nuestros ordenadores utilizábamos una cosa llamada Fotolog. Puede que no lo recordemos, pero lo cierto es que esa plataforma fue el principio del fin para nuestra generación obsesionada con mostrarlo todo. Allí, todos los días, subíamos nuestra foto y nuestro mensaje sin filtros que lo mejoraran y posiblemente sin tanto glamour. En aquel tiempo, Fotolog sólo nos dejaba subir una fotografía al día, lo que ahora para nosotros sería un verdadero infierno. ¿Cómo que una foto? Afortunadamente la adolescencia acabó, y con su fin llegó el adorado Instagram. Sube todas la fotografías que quieras. Véngate de un pasado cruel.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar