Actualidad

Las antifeministas viven entre nosotros (y son legión)

Consideran que los hombres viven oprimidos y lo documentan en blogs, canales de Youtube y conferencias

Cada día, los periódicos americanos anuncian una nueva violación a una joven en un campus universitario, pero hay un sector de la población que cree que son falsas alegaciones motivadas por la culpabilidad de mujeres que se acuestan con un desconocido estando borrachas.

"La gente normal sabe que la mayoría de las mujeres que lloran por una violación en un campus sólo están expresando su remordimiento ante una conducta promiscua y alcoholizada en la que hubo consentimiento por ambas partes".

La autora de esta perla es una mujer. Barbara Kay, columnista en el diario canadiense The National Post. Lo dijo en la I Conferencia anual por los derechos de los hombres, celebrada el pasado 28 de junio en Detroit.

Sí, hay un movimiento por los derechos de los hombres que cree que el feminismo es una lacra social que resta privilegios a los varones, que los medios de comunicación están llenos de misandria (odio a los hombres) y que el patriarcado es un mito que ha hecho mucho daño a la cultura actual. Su líder espiritual es Paul Elam, fundador de la página A voice for men y autor, entre otros, de artículos como "Si ves a una redactora de Jezebel en la carretera, derriba a esa puta".

Los activistas por los derechos de los hombres son legión, se reúnen en una sección de Reddit dedicada a debatir artículos "claramente en contra de los hombres" o en páginas y foros web como The Red Pill Room, Return of the Kings o el agregador de noticias Manosphere.com. Pero lo más llamativo es que, entre sus filas, se encuentran muchas mujeres.

Sin ir más lejos, el congreso de Detroit lo abrieron tres ponentes femeninas: Ann Cools, senadora canadiense que aboga por la vuelta de la mujer a las labores domésticas, Erin Pizzey, fundadora de un albergue para mujeres que cree, sin embargo, que el feminismo es una conspiración maligna y Tyra Palmentier, una psicóloga que considera que hoy se mitifica a las madres y se humilla a los padres, lo que crea una sociedad de niños avergonzados.

Pero sin duda, la estrella femenina de este movimiento Karen Straughtan, una especie de gurú del antifeminismo cuyos vídeos acumulan millones de visitas en Youtube. Es, además una de las presentadoras del programa de radio The Honey Badgers, que se autodenomina como "el programa que da voz a las mujeres que no culpan a los hombres".

"La gente piensa que los hombres son los opresores y las mujeres las víctimas y así no es como funciona el mundo real. Desacredito el feminismo cada vez que tengo ocasión", cuenta Straughtan en uno de sus vídeos. Sus discursos, que se apoyan en argumentos muy discutibles, no dejan títere con cabeza : se mete con las sufragistas por "avergonzar a los soldados" y con las mujeres del Imperio Romano por ser "unas manipuladoras". Considera que la masculinidad antes era más recompensada y admirada que ahora porque "eso es lo necesario" y que los hombres, relegados y humillados por las mujeres "además tienen que aceptar con gusto que los dejen los últimos".

Pero ni Karen Straughtan ni Barbara Kay ni todas esas mujeres que participan activamente en el movimiento por los derechos de los hombres son especies raras y exclusivas. El tumblr " Women against Feminism" lo demuestra retratando a jovencísimas chicas con pancartas como "No necesito el feminismo porque me gusta que los hombres piropeen mi cuerpo", "No necesito el feminismo porque emborracharse en una fiesta y tener sexo con un desconocido se llama irresponsabilidad, no violación" o "No necesito el feminismo porque no quiero dejar crecer mi vello corporal para demostrar que soy igual a los hombres".

En la página en cuestión se detalla el por qué de estas imágenes: para ellas, la igualdad de derechos, de salarios y de oportunidades ya existe y el movimiento feminista es elitista, discriminatorio y opresor. Las estadísticas de violaciones se inflan, se habla del aborto como una forma de empoderamiento femenino y se le da libertad a las feministas para que avergüencen a otras mujeres. El manifiesto se completa con una lista de más de cien blogs antifemnistas, la mayoría escritos por mujeres.

Según los portavoces del movimiento para los derechos de los hombres, el hecho de que haya mujeres entre sus filas prueba que su causa, además de lícita, es completamente acertada. Un argumento de una lógica más que cuestionable que además, siempre suele ir acompañado de otro que pone en evidencia el machismo inherente a dicho movimiento: "han venido aquí porque creen en nuestra causa, no porque quieran complacernos como hombres", acostumbran a decir. Ellas, mientras tanto, aplauden sonrientes. Pero no se te ocurra llamarlas misóginas, porque, tal y como argumentan, ese es un insulto creado por las feministas para desacreditarlas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar