Actualidad

¿50 años de cárcel por abortar?

Esta es la espeluznante realidad a la que se exponen miles de mujeres en El Salvador

El Salvador quiere endurecer aún más las penas de cárcel para las mujeres que aborten. Una propuesta que acaba de entrar en la Asamblea Nacional del país quiere que las sentencias sean de hasta 50 años para mujeres que interrumpen el embarazo, sea por la causa que sea.

En 1997, el país centroamericano introdujo la prohibición absoluta del aborto, que ha dejado condenas tan espeluznantes como la sufrida por Carmen Vásquez, condenada a 30 años de prisión por haber perdido a su hijo.

El Salvador quiere endurecer aún más las penas de cárcel por aborto introducidas en los 90 después de que Honduras prohibiera la interrupción del embarazo de forma absoluta

La sentencia se inspiró en la legislación del vecino estado hondureño, que desde los años 80 también prohíbe absolutamente el aborto y lo penaliza con hasta 8 años de cárcel. Una situación que ha llevado a las mujeres a situaciones completamente dramáticas.

En un país donde el 30% de los embarazos y partos son de adolescentes, y donde además los anticonceptivos orales están prohibidos, las mujeres se ven en un callejón sin salida por lo que muchas optan por la muerte.

" La primera causa de muerte materna es el suicidio. Hasta hace unos años no aparecían en las estadísticas como suicidio sino como envenenamiento. Pero las investigaciones detectaron que, a propósito, las muchachas tomaban veneno para ratas o un pesticida que se usa para tratar el frijol del campo. En un país con niveles de violencia sexual escandalosos, muchas jovencitas ven el suicidio como única alternativa", relata Morena Herrera, portavoz de la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico, a la agencia de noticias alemana DW

En un país con niveles de violencia sexual escandalosos, muchas jovencitas ven el suicidio como única alternativa al aborto

En El Salvador, si se llega a aprobar la nueva legislación, las consecuencias serán igual de dramáticas. De hecho, Herrera comenta que hace 16 años la Iglesia Católica ya consiguió que el ministerio de Salud y el de Educación retiraran de la circulación los manuales de educación sexual para adolescentes. Una decisión que es directa consecuencia de una sociedad patriarcal y machista en la que se legisla con mano de hierro sobre el cuerpo femenino y se encarcela el libre albedrío.

La prohibición de aborto en los dos países se hace extensiva también a casos en los que el embarazo es consecuencia de una violación o en los que el feto presenta malformaciones congénitas. "Esto hace que la situación sea especialmente grave en un país con una alta tasa de violencia sexual y una impunidad del 96%", declara Neesa Medina, especialista del Centro de Derechos de Mujeres.

Para Erika Guevara-Rosas, Directora para las Américas de Amnistía Internacional, " los parlamentarios en El Salvador están jugando un juego muy peligroso con las vidas de millones de mujeres. Prohibir abortos que pueden salvar vidas es atroz en cualquier circunstancia, pero intentar aumentar las penas de cárcel para las mujeres que necesitan un aborto y a las personas que las apoyan es simplemente despreciable".

Desde 2010, la Comisión Interamericana de Mujeres insiste que la prohibición absoluta del aborto es "equivalente a tortura"

Desde 2010, la Comisión Interamericana de Mujeres insiste que la prohibición absoluta del aborto es "equivalente a tortura". Más de 23 organizaciones diferentes hondureñas se han unido ahora para intentar sacar adelante un nuevo código penal que despenalice el aborto por tres causas: cuando peligra la salud y vida de la mujer, cuando es producto de una violación o incesto y cuando el feto tiene probabilidades nulas de vida por malformaciones.

Para que, al menos en esos casos, la vida de la mujer y sus decisiones tengan algún valor para el Estado.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar