PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

En menos de 10 años los aviones podrían ser así de alucinantes

H

 

¿Has pensado cómo sería volar en un avión de cristal?

Franc Sayol

28 Octubre 2014 12:34

¿Eres de los que siempre pide el asiento de la ventanilla en el avión? En menos de una década, esta práctica podría ser obsoleta: todo el avión podría ser una enorme ventana.

La compañía británica Centre for Process Innovation (CPI) está trabajando en el diseño del que sería el primer avión sin ventanas. En vez de ello, las paredes de la aeronave estarían cubiertas con pantallas de alta definición flexibles que emitirían vídeo en tiempo real de lo que ocurre en el exterior. Esto crearía la ilusión de que las paredes son transparentes.

El avión utilizaría pantallas OLED, que además de ser flexibles son significativamente más delgadas que las pantallas de plasma o LED. Las imágenes serían captadas por cámaras situadas en el exterior del avión y ofrecerían una visión panorámica sin obstrucciones: ni las alas ni los motores serían visibles. Los pasajeros podrían escoger entre distintas vistas, y utilizar las pantallas para las amenidades durante el vuelo.

La innovación no solo afectaría a la experiencia de vuelo. Según CPI, la tecnología permitiría que los aviones fuesen más delgados, ligeros y resistentes que los actuales. También podría abaratar los costes de los vuelos tanto para las compañías como para los pasajeros. Esto se debe a que, según los cálculos de la compañía, por cada 1% de peso que pierde un avión se ahorra un 0.75% del coste del combustible. Al quemar menos combustible, también emitiría menos dióxido de carbono y, por tanto, sería menos perjudicial para el medio ambiente.

Pero, a pesar de las ventajas y de lo asombroso que podría ser tener la sensación de volar en un avión de cristal, es poco probable que este tipo de diseño acabe instaurándose en las aerolíneas comerciales.

Este tipo de aviones incomodarían todavía más a aquellas personas con miedo a volar. Y resulta difícil pensar que las compañías aéreas tomasen una decisión que podrían molestar a un porcentaje significativo de sus clientes. Si hay gente que lo pasa mal con las turbulencias, ¿como reaccionaría al ver una tormenta en tiempo real? Puede que en estos casos se desactivaran las cámaras, pero entonces lo que queda es un avión sin ventanas, lo cual que podría resultar claustrofóbico.

En casos de emergencia, además, es de vital importancia que los pasajeros vean qué sucede en el exterior del avión para poder proceder de manera adecuada. En este sentido, probablemente la Federación Aeronáutica Internacional nunca aprobaría este sistema.

Así pues, por muy bonito que pueda parecer, mucho nos tememos que este tipo de aviones seguirán siendo un sueño para aquellos que viven en las nubes.

share