PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Este vídeo muestra a Hayao Miyazaki animando los últimos fotogramas de su carrera

H

 

Sé testigo de un momento único de la historia del cine

Natxo Medina

15 Diciembre 2014 06:00

La semana pasada vio la luz en plataformas digitales The Kingdom of Dreams and Madness, un documental que sigue al genio del anime Hayao Miyazaki durante la creación de su última película, El viento se levanta. O que al menos empezó a rodarse con esa intención en mente. Durante la filmación del documental, la directora Mami Sunada se encontró con un bombazo entre manos: Miyazaki anunció su definitiva retirada.

De esta manera lo que empezó como una simple crónica acabó convirtiéndose en una especie de elegía, la despedida de un maestro que hace repaso, sin demasiada pompa, a una trayectoria larga y rompedora a lo largo de una vida dedicada al cine.

Lejos de ser la figura casi mítica que algunos esperan, Miyazaki se revela ascético, discreto, trabajador hasta el extremo. Aunque sus películas están llenas de fantasía, luz y alegría, él confiesa que no ve sentido en buscar la felicidad ni darse mayor importancia. Es un apasionado del cine y un perfeccionista nato que a lo largo de las 11 películas creadas con el estudio Ghibli dio rienda suelta a sus particulares obsesiones y vida a unos personajes (Porco Rosso, Nausiccaa, Mononoke, Chihiro...) que ya forman parte de la historia.

El documental está plagado de momentos que, sin hacer mucho ruido, se convierten en hitos. Como estas imágenes, en las que vemos a Miyazaki animando el que será no sólo el último plano de su última película, sino seguramente de su vida. Él, con un cigarrillo en la boca y un delantal en el regazo, hace unos comentarios escuetos sobre un cambio de última hora en el guión, y se levanta como si tal cosa. Como si no llevara sobre él todo el peso de una cierta manera de hacer cine, e incluso de una cierta manera de vivir. Momentazo.

share