Actualidad

¿Es el animalismo un movimiento únicamente de izquierdas?

Una baza electoral que no le está yendo mal a Le Pen es la defensa de los derechos animales. ¿Puede un partido como el Frente Nacional ser animalista?

Dice Marine Le Pen que ama a los animales. Entre sus favoritos están los gatos y las vaquitas. Todos aquellos que se pueden acariciar y de paso quedar bien en una foto que luego se usará de propaganda electoral.

La líder de la ultraderecha francesa lleva desde hace años intentando hacernos creer que su partido es el único que de verdad defiende los derechos de los animales al mismo tiempo que pide que los hijos de los inmigrantes abandonen las escuelas públicas francesas.

¿Contradictorio? No para los grupos de extrema derecha que se autodenominan animalistas.

Animalistas ultras

Todo comenzó en Reino Unido en 2000 cuando el periódico The Telegraph descubrió una realidad difícil de creer: los grupos neonazis se estaban infiltrando en organizaciones defensoras de los derechos animales.

Bajo la premisa de que fue precisamente Adolf Hitler el que en 1933 acabó con la vivisección y promulgó leyes que prohibían desde comerciar con animales capturados hasta cocer cangrejos, los grupos de extrema derecha se han escudado en que la lucha por la igualdad animal no es territorio exclusivo de los progres.

La líder de la ultraderecha francesa lleva desde hace años intentando hacernos creer que su partido es el único que de verdad defiende los derechos de los animales al mismo tiempo que pide que los hijos de los inmigrantes abandonen las escuelas públicas francesas.

En estos momentos, en España organizaciones como PECTA (Patriotas Españoles contra la Tortura Animal) o Defensa Aria de los Animales, se declaran firmes defensores del trato igualitario a animales. Melisa Rodríguez, la portavoz del neonazi Hogar Social de Madrid, dice de sí que es vegana y antitaurina. Y la propia Marine Le Pen llena sus redes sociales con fotos abrazando a seres suaves capaces de reblandecer corazones de votantes indecisos.

Pero ninguna de estas estrategias de amor por los animales ha conseguido engatusar a los animalistas de toda la vida. "Creo que es absolutamente incompatible porque la extrema derecha es xenófoba y nosotros somos animalistas y creemos en la igualdad de plenitud para todos los animales y si nosotros somos animales, creemos al mismo nivel en la plenitud humana, no podemos ser unos mejores o peores que otros", asegura Rafael Doctor, de Capital Animal.

Su plataforma, la primera en organizar un congreso de pensamiento animalista , se estableció el año pasado en Madrid como referente en la lucha por los derechos de los animales. Doctor, sin embargo, no cree que sea posible que una persona defienda a los animales mientras establece distinciones entre los propios seres humanos.

"Yo no me lo creo. Que un ser de estos tenga un perrazo y lo cuide mucho, es posible, pero yo no me creo que tenga empatía con una paloma o un mosquito o una rana porque no tiene empatía con el ser humano. No me lo creo", sostiene.

Dulcificar la derecha

De acuerdo a Doctor, el animalismo es algo global. Y hacerse fotos con gatos y vacas como hace Le Pen, no es una muestra de esa globalidad. "Con esto del animalismo mucha gente ha entrado por el tema de los perros y estamos viendo que toda esta gente confunde mucho, tienen ideologías primarias, de un solo pensamiento. Dicen que los perros hay que salvarlos y mientras se están comiendo un filete de una vaca que ha sido torturada hace un rato. El animalismo es algo más grande, es una revolución verdadera de cambio de paradigma del ser humano y su entorno", asegura el animalista.

"Yo no me lo creo. Que un ser de estos tenga un perrazo y lo cuide mucho, es posible, pero yo no me creo que tenga empatía con una paloma o un mosquito o una rana porque no tiene empatía con el ser humano"

Laura Duarte, portavoz del partido animalista PACMA, está de acuerdo con la visión de Doctor. "Hay ciertos aspectos ideológicos que no afectan a los derechos de las personas pero uno que se declara animalista lo hace desde el respeto y la igualdad para todos, personas y animales. Y en ese caso, desde luego, los movimientos de extrema derecha no respetan en algunos casos ni los derechos humanos", ratifica Duarte.

Para Doctor, la afirmación de que Hitler era vegetariano, que usan muchos de los grupos de extrema derecha para apoyar su movimiento, es además completamente falsa. " Hay un error histórico gigantesco. Himmler, cuando construyó la imagen de Hitler, tuvo encuenta que en aquella época la persona más carismática mundialmente estaba siendo Gandhi, que era como un santo en vida. Lo que hicieron es aproximar la imagen de Hitler a Gandhi y lo hicieron diciendo que Hitler amaba a los animales y que era vegetariano, lo cual es absolutamente falso. Hay cientos de fotos que demuestran que está comiendo animales", asegura.

El amor por los animales de Hitler podría no ser más que una estrategia propagandística para dulcificar su imagen.

Esa manipulación propagandística podría ser, aún hoy, una forma muy efectiva de atraer votantes y dulcificar la ultraderecha. Según explicó a Politico Samuel Airaud, director de la página web Política y animales, las fotos de Le Pen abrazando vacas son "oportunistas". De hecho, el Frente Nacional apoya a los cazadores y las corridas de toros típicas en el sur de Francia.

¿Estrategia electoral?

Pero el uso del animalismo por los neonazis podría tener una función más: la de usar la muerte de animales como una premisa xenófoba. La revista francesa Marianne apunta a que el hecho de que el Frente Nacional se oponga al sufrimiento de los animales es una manera de atacar también a las carnicerías rituales, sobre todo las judías y musulmanas que prohíben el aturdimiento de los animales antes de su sacrificio.

Pero el uso del animalismo por los neonazis podría tener una función más: la de usar la muerte de animales como una premisa xenófoba.

"En general la defensa de los animales se está instrumentalizando en la política, lo hemos visto también en España en los últimos años, nuevos partidos que han sabido encontrar en la defensa de los animales una baza para ganar votos y apoyos", declara Duarte.

A pesar de ese intento de echarle azúcar a una ideología en la que ni siquiera todos los seres humanos tienen el mismo valor, Doctor sostiene que el animalismo y derecha son dos realidades que no casan.

"Creemos en que un pato o un lobo deba vivir dentro de su ecosistema y su círculo y la derecha no cree en los círculos, cree en el poder, los reyes, las pirámides en el "yo tengo más y tú trabajas para mí". La pirámide es el capitalismo que nos está dominando, no existe otra cosa que derecha en el mundo en el que vivimos y por supuesto desde el animalismo creemos en un mundo en el que las relaciones sean un círculo y no una pirámide. Que todos estemos al mismo nivel. En ese sentido el animalismo corresponde más a la izquierda", declara Doctor.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar