Actualidad

Un cazador especializado en “piezas grandes” muere aplastado por un elefante africano

Theunis Botha era un organizador de safaris de caza en los que la gente rica se divertía cazando grandes animales salvajes. En esta ocasión, los animales ganaron la partida

oi oi

Por encima de los políticos, los abogados y los tipos que tocan el acordeón en el metro a las siete y media de la mañana, solo se me ocurre una profesión que pueda generar incluso más rechazo social: l as personas que organizan safaris para que la gente con mucho dinero y pocos escrúpulos se diviertan cazando animales salvajes.

Como a todos nos han enseñado que no está nada bien eso de reírse de la desgracia ajena, y se supone que me pagan por ser medianamente imparcial, trataré de explicar cómo un elefante se marcó un epic win aplastando a uno de esto individuos sin utilizar palabras como "crack" cuando hable del elefante ni " pringao" cuando hable del cazador.

De acuerdo con News24, el fallecido es Theunis Botha, el dueño de una empresa que ofrece a clientes ricos la posibilidad de asesinar por deporte a animales como leopardos y leones. En su web podemos ver fotografías de hombres sonrientes posando junto a cadáveres de animales, incluyendo fotografías del propio Botha presumiendo junto al cuerpo sin vida de varios elefantes a los que este tipo de gente se refiere como "trofeos".

Según el informe, el pasado viernes Botha estaba liderando una expedición de caza en Gwai, Zimbabwe, cuando se encontró con una manada de elefantes en pleno apareamiento. A nadie le gusta que le corten el rollo a mitad de faena, por lo que tres hembras de elefante corrieron en estampida hacia los cazadores y Botha los disparó. Una cuarta ejemplar corrió hacia ellos por un lateral, levantando en volandas a Botha con sus colmillos. Otro de los cazadores trató de salvar a Botha disparando al animal. El disparo fue fatal, pero al colapsarse la elefanta cayó sobre Botha causándole la muerte.

Dado su tamaño, los elefantes son animales que no tienen depredadores naturales: los seres humanos son en general su única amenaza. Al ritmo que la población humana ha ido creciendo en el último siglo, la de elefantes ha ido cayendo en picado. Según un estudio publicado en febrero, en solo diez años 25.000 ejemplares fueron cazados por su marfil solo en el parque nacional de Minkébé.

La población mundial de elefantes ha descendido de entre 3 y 5 millones a solo 415.000.

[Vía Gizmondo]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar