PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿Qué nos dirían los animales de granja si pudieran hablar?

H

 

Esto es lo que te contarían de su vida

PlayGround

14 Marzo 2016 15:43

Imagen via

Mira sus ojos. No pueden hablar pero sufren. Están al borde de las lágrimas. Condenados desde el primer minuto en que sus pupilas han visto la luz.

Artificial, por supuesto. La luz de las bombillas de las granjas.

¿Qué pasaría si te encontraras cara a cara con un pato enjaulado? Cuando te mirase con esos ojos que parecen decir tanto. Con ese pico sucio que no pronuncia palabra.

¿Qué crees que te diría ese ternero si pudiera hablar? Ese que luego acabará convertido en un solomillo a la pimienta verde.

Todos ellos, destinados a la producción de alimentos, han sido retratados por los activistas de Igualdad Animal, que han lanzado una campaña imaginando las palabras que los animales de granja dirían.

Si tuvieran voz.

Si supiéramos escucharlos.

"Sé que el fin se acerca. El frío familiar de los barrotes será sustituido por el frío de la hoja del cuchillo. Y luego, la nada. Acabaré desplumado, colgado de la cabeza de un gancho de metal. El frío es lo único que habré conocido en la vida. El frío metal".


"Quedamos una veintena. Ayer se llevaron a seis de los nuestros. No sé a dónde vamos cuando llega el día de irnos. Solo sé que nos cogen por las patas y nos arrastran por el suelo lleno de suciedad. Solo sé que los que se van, ya no vuelven".


"Esto está lleno de excrementos y barro. Mis rodillas están llenas de heces. Mi cuerpo manchado como el de mis hermanos. Mi oreja perforada. El pelo pegado por la inmundicia que nadie quitará. Vivo en un lugar infestado de enfermedades y parásitos. Vivo sabiendo que o seré desollada o me volveré loca".


"No me puedo mantener en pie. Mis patas son demasiado débiles para mi cuerpo hormonado. Lo que debería ser mi hijo permanece ahí inerte sobre una rejilla. Hasta que venga él y se lo lleve como a los anteriores. Se lo lleve para siempre. Tendré más, lo se, estoy obligada a tenerlos. Pero no les veré jamás las plumas".


"No entiendo qué está pasando. Ayer salí a la luz y hoy una mano me aplasta. Una mano tremendamente fuerte. Brutal, monstruosa. Asesina. Siento que reviento. Un poco más y mis tripas se colarán entre sus dedos".


"Allí está de nuevo, esperando a cometer el secuestro. A coger a uno de mis bebés y abrirlo en canal. A convertirlo en una funda de carne y huesos".


"Quiero salir. ¡Quiero salir de aquí! ¿Alguien me escucha? ¿Hay alguien capaz de oír mis gritos? Quiero volver al lugar de donde vengo. Al costado de mi madre. Sentir su calor y el dulce olor de su leche que ahora están succionando unas terribles máquinas. Las máquinas que esclavizan su pecho para ti".

share