Actualidad

El zoo de Buenos Aires cerró hace un año, pero los animales siguen encerrados en jaulas

Las autoridades se comprometieron a trasladar a sus 1500 animales a santuarios, pero un año después ninguno de ellos ha sido relocalizado todavía

oi oi

Crédito imagen Getty.

Hace un año de que el zoo de Buenos Aires cerró sus puertas con la promesa de relocalizar a los 1500 animales en santuarios en Argentina y en el extranjero. Pero parece que las buenas intenciones cayeron en saco roto, puesto que siguen encerrados en el lugar, rodeados de la fuerte contaminación de la capital argentina.

En un nuevo plan publicado el martes, las autoridades han reconocido públicamente que todavía no tienen claro cómo llevarán a cabo el objetivo original. Muchos de los animales están tan habituados a vivir en el zoo que, según los expertos, morirían en caso de ser desplazados a reservas naturales.

Inaugurado en 1875 en lo que en la época era un área tranquila del extrarradio de la ciudad, el zoológico es actualmente una ruina en medio de una de las zonas más concurridas de la ciudad.

"Hemos ido de mal a peor", dijo Claudio Bertonatti, ex director del zoo. "Todo está listo para que este Arca de Noé naufrague". A pesar de que el pasado año el alcalde Horacio Rodriguez Larreta dijo que los animales eran un "tesoro" y que no podían seguir viviendo encerrados entre ruido y polución, nada parece haber cambiado desde entonces: ni uno solo de los animales propiedad de la ciudad ha sido trasladado.

"Sabíamos que el proceso iba a llevar su tiempo" dijo Larreta el martes en una rueda de prensa. "Pero acelerar el proceso solo los pondría en riesgo, así que nos tomaremos todo el tiempo que sea necesario. Puede que algunos tengan que quedarse en sus recintos porque transferirlos tiene un riesgo demasiado alto".

Revelaron entonces que hay en marcha un nuevo plan para ampliar las áreas verdes del parque y desplazar a los animales de sus jaulas a estos entornos, donde las especies que no puedan juntarse se separarán mediante rocas y fosos en lugar de barrotes.

Un grupo de veterinarios y conservacionistas analizó la situación y consideró que desde que el zoo cerró "no se han mejorado las condiciones de los animales".

"El ayuntamiento de la ciudad no ha hecho sus recintos mayores. Los cambios estructurales son menores, y hay un deterioro total", explicó Juan Carlos Sassaroli, un veterinario que trabajó en el zoo. "Sus recintos no han sido modificados y, evidentemente, los animales sufren".

[Vía Associated Press]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar