PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Los ángeles existen y se hacen fotos con bragas rosas en Instagram

H

 

¿Quiénes son estas chicas? ¿A qué raza alienígena pertenecen? ¿Por qué su mundo tierno y sexual nos enamora tanto?

Luna Miguel

07 Diciembre 2015 06:00

—Imagen de @virtualbabyangel

“No es necesario que parezcamos modelos. Es increíblemente triste que desde tan pequeñas nos enseñen a odiar nuestros cuerpos si no somos como Barbie.”

La autora de estas palabras es Yung Elita, la instagramer con más de 235.000 seguidores que tiñó nuestro mundo de sábanas suaves, peluches delicados, bragas rosas y reflexiones sobre el dolor, la decadencia o la muerte.

La primera vez que escuchamos su nombre o vimos sus ojos, no teníamos ni idea de quién era.

Yung Elita es una musa del erotismo en Instagram

Se trataba de una chica anónima que aparentemente sólo se dedicaba a subir a Tumblr sus retratos desnuda, o vestida sólo con algunas prendas extrañas, lencería loquísima, pegatinas que recorren su cuerpo y lanzan mensajes de guerra.

Elita es una musa, un ángel del siglo XXI que hace lo que quiere, que muestra lo que le da la gana, y que defiende su cuerpo y su vida como una obra de arte.



(@yungelita)

Las mayores críticas hacia su figura radican precisamente de eso, ya que para muchos usuarios el hecho de convertir su cuerpo en un reallity show, o de mostrar sus filias y fobias de una manera tan descarnada no tiene nada de artístico.

Pero Yung Elita ya es todo un icono, y de hecho ella no es la única que ha decidido utilizar sus redes sociales para reivindicar una nueva manera de entender el cuerpo, el erotismo y la feminidad.

De un tiempo a esta parte, de hecho, un ejército de chicas como ella puebla Instagram haciendo de la moda y de la belleza algo raro, exótico, tan depresivo como luminoso y diferente.

Tropas de peluches, toneladas de purpurina, feminidad extraterrestre y mucho caramelo


1. @babegal.lee



Phoebe Lee recuerda a una Bratz, de hecho, le encanta hacerse fotos son sus muñecas. Parece que las famosas Barbies cabezonas de ojos enormes hubieran estado inspiradas en su rostro exótico e infantil. Lo que más le gusta es hacerse fotos delante de un espejo y rodeada por una sábana blanca y todos sus juguetes.

2. @JohannaKuchta




Kuchta es uno de los iconos más visibles de esta nueva ola de chicas extraterrestres, aunque lo cierto es que ella aún parece una niña pequeña. Es modelo, le gusta vestirse de personajes de Disney y desde que empezó a publicar fotos en Instagram ha logrado alcanzar casi 800.000 seguidores de todo el mundo.

3. @hannahlouisegoneau




Hannah dice que la moda es la forma más bonita de arte que existe, y por eso ha decidido dedicar su vida y su tiempo a ella. Tiene un blog en el que sube fotos de Hello Kitty, o de pasteles japoneses que le parecen deliciosos, e incluso en el que habla de literatura y feminismo.

4. @h00kerpr0blemz




H00kerpr0blemz es escort y camgirl, y además es una profesional de que le cierren todas sus cuentas en redes sociales por sus retratos subidos de tono o fumando marihuana. Su estética punk y sus enormes tatuajes a veces chocan de lleno con sus prendas rosas y delicadas.

5. @princessgollum



Princess Gollum se presenta así: "no soy famosa, no soy cool, ¡soy tu amiga!" Pero lo cierto es que tiene más de 60.000 seguidores, trabaja para algunas de las marcas más cool del planeta y, como bien dice, su rostro amable resulta muy amistoso. Muy angelical.

(@babegal.lee)

Nos gusta mirarlas porque a veces no sabemos sin son hombres disfrazados de mujer, mujeres disfrazadas de niñas, o niñas disfrazadas de extraterrestres.

Nos gusta admirarlas porque a veces dudamos si nos excitan o si, por el contrario, nos dan miedo.

No queremos ser como ellas, de hecho, jamás podríamos serlo ya que sus vidas son ficción de litros caramelo, de toneladas de purpurina, de montañas y montañas de peluches, que como tropas vienen para estrangularnos dulcemente.


No sabemos si nos excitan o si nos asustan



Algunas de ellas, incluso, reconocen que no son guapas, o que sus cuerpos son demasiado delgados, o demasiago grandes, o demasiado blancos, o demasiado morenos, o demasiado peludos.

Pero también saben que eso les da igual, y han conseguido proyectar una imagen sexy queriéndose a sí mismas. ¿Para qué iban a necesitar más?



¿Os imagináis una fiesta de pijamas con todas ellas?


share