Actualidad

Matemáticos afirman que el egoísmo no lleva a la evolución de la especie

"La lucha por la existencia" tiene otro comportamiento

Ha existido siempre un enrevesado debate sobre "la lucha por la existencia". Un debate que, sobre todo se ha planteado la siguiente pregunta: ¿Qué sentido tiene una conducta altruista si la supervivencia está determinada por el egoísmo? Durante años, el tema ha centrado discusiones políticas, filosóficas, sociales o científicas.

La idea tradicional es que evoluciona el más fuerte y, por lo tanto, existe una lucha constante que enfrenta a los individuos de nuestra especie. Sin embargo, un estudio contradice esta creencia: ha probado que el altruismo en realidad es el que se encarga de salvar a nuestra especie. El egoísmo podría únicamente condenarnos.

Thomas Malthus, un autor que Darwin leyó, planteó que ante una población que aumentaba mucho más de los alimentos disponibles que había, la lucha sería inevitable. Entonces ¿por qué un organismo ayudaría a otro sin obtener nada a cambio? Al biólogo evolucionista John Haldane se le preguntó si daría su vida por su hermano. Él contestó que no, pero que "daría su vida por dos hermanos u ocho primos". Midió el hecho de ser altruista en términos de parentesco, de genes.

Pero la reciente investigación, liderada por George Constable, de la Universidad de Princeton ha desmontado científicamente esas teorías. En el estudio explica que el altruismo es básico para la supervivencia. Según él, esto se puede demostrar hasta en los hongos de la levadura. Ellos son capaces de producir una enzima que descompone azúcares complejos en el medio ambiente, creando alimentos para todos. Pero esto significa gastar energía en beneficio de todos y es de estúpidos, que lo mejor sería pertenecer a una cepa de tramposos que se escabullesen y no contribuyesen a la producción de comida.

Sin embargo, recuerda el equipo de matemáticos, si hubiera demasiados "tramposos" en los hongos, la comida no tardaría en agotarse provocando el fin. Exactamente igual sucede con los humanos.

"Si tienes dos grupos de personas, unos caracterizados por ser muy altruista y otros por ser muy egoístas, van a ser los altruistas los que tienes más probabilidades de sobrevivir a un invierno duro o a una sequía", dice Tim Rogers, coautor del estudio.

Rogers admite que la teoría evolutiva sugiere que habría siempre una "innata tendencia a ser más egoísta". "Si todo el mundo está haciendo lo correcto, quizá no sea tan malo pasarse al grupo de los que se escaquean. Pero, si siempre es mejor hacer trampa, ¿por qué no todo el mundo lo hace? La respuesta es que porque al final te trae mala suerte a ti en un sentido", añade.

La innata tendencia a ser egoísta a la larga tiene efecto negativo para la propia especie

Rogers sostiene que han probado matemáticamente que el comportamiento altruista es el que favorece que la especie continúe. "Nuestra investigación sugiere que si la sociedad adopta un comportamiento egoísta, será menos capaz de hacerlo bien y sobrevivir a las duras realidades del mundo en el que vivimos".

Las cuentas matemáticas se pueden ver plasmadas en la realidad. Rogers recuerda un caso: la crisis de 2008, cuando un grupo intentó sacar beneficio a costa del resto. Y todos sabemos cómo terminó esa historia.

[Vía The Independent]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar