PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Breve historia de cómo los chinos han burlado la censura para poder ver porno

H

 

Producir, difundir o vender "material obsceno" está prohibido en China. Pero, obviamente, los usuarios han encontrado decenas de maneras de burlar la censura

J.C.S.

09 Junio 2017 18:14

Pese a encontrarse en la cima de su crecimiento como industria, China continúa siendo muy conservadora en algunos sectores. Recientemente vimos que, para jugar a videojuegos, los gamers continúan teniendo que irse a cibercafés, lugares que ellos consideran como templos pero que para el gobierno son “centros de inmundicia y criminalidad”. Pero hay un sector que está mucho más perseguido que el resto: la pornografía.

En un reportaje de Quartz, el portal descubre el difícil periplo que han sufrido los chinos para conseguir consumir porno.

En China está terminantemente prohibido producir, difundir o vender “material obsceno”, y las penas por hacerlo llegan a la cadena perpetua. Sin embargo, poco les ha importado a los chinos la legislación cuando de porno se ha tratado. Antes de que portales como Pornhub y YouPorn llegaran a occidente, ya existían varios servicios en China a través de los cuales se podía ver porno. Los primeros, nacidos en el 2004, fueron 99 Erotica Forum y Erotica Juneday.

Expertissim

En la mayoría de casos eran foros donde la gente podía pasar imágenes, aunque también comenzaron a crearse portales que subían contenido pirata de otros países y se financiaban gracias a la publicidad intrusiva. Se cambiaban las URL constantemente y las direcciones IP para no ser detectados, pero esta estrategia no duró demasiado.

En 2005, 99 Erotica fue cerrado y sus 11 trabajadores fueron sentenciados a penas de 3 a 12 años. Para entonces, ya habían conseguido más de 300.000 usuarios. Un año más tarde, ocurrió lo mismo con Erotica Juneday, que cobraba a sus usuarios VIP cuotas de unos 490 dólares. Su fundador fue sentenciado a cadena perpétua.

El tiempo pasó y los foros ganaron consistencia. Caliu, fundado en 2006 con sede en Colorado, funcionaba en China como el mayor servidor de pornografía. Este lugar continúa existiendo, pero el gobierno chino está tomando medidas para bloquear los códigos VPN y así no permitir que los usuarios que residan en el país asiático puedan acceder a él.

South China Morning Post

En 2007, el reproductor de vídeo Kuaibo (o QVOD) sirvió tanto para ver porno como películas de Hollywood. El programa fue descargado más de 300 millones de ocasiones (China tiene 540 millones de usuarios), pero en 2014 la policía tomó medidas. Entraron en su sede de Shenzen y su fundador fue sentenciado a 3 años y medio de prisión además de recibir una multa de 150.000 dólares.

Lo que ha sobrevivido mejor en los últimos años han sido los vídeos caseros subidos plataformas como Baidu y Xunlei, que los almacenan en la nube. Aun así, estas empresas han tenido que controlar el contenido para no ser denunciadas por el gobierno chino. Pero la censura suele llegar a través de las etiquetas del contenido, así que los usuarios utilizan palabras clave para seguir compartiendo estos archivos.

Wikimedia

El presente y el futuro del porno en China parecen encontrarse en las plataformas de streaming. Allí, actrices porno y webcamers se muestran delante de la cámara teniendo sexo o realizando actos eróticos. A cambio, los usuarios pueden enviarles regalos de todo tipo.

El junio pasado ya se prohibieron 40 canales de este estilo, por lo que el gobierno continúa al tanto de lo ocurre en la red. Sin embargo, cada vez cuesta más controlar todo el flujo de datos que se mueve por internet, y los usuarios parecen tenerlo claro: antes muertos que sin porno.

share