Actualidad

El alquiler ilegal llega a su récord en Mallorca: hasta 4.000 euros por una semana

El "todo lleno" y el alquiler turístico sin licencia llevan reventar los precios del alojamiento en la isla.

Getty Images

Baleares está batiendo todos los récords de visitas. Las compañías hoteleras y buscadores de alquiler turístico reflejan el "todo lleno" con una ocupación del 90% hasta octubre. Según publicaba hoy Diario de Mallorca, una habitación en un hotel no baja de de los 300 euros por noche y por una habitación de lujo puede ascender hasta los 2.000 euros por día. Lo mismo sucede con los alquileres turísticos con licencia, donde el precio medio para pernoctar no baja de los 800 euros. Son los precios más altos de todo el Mediterráneo. Y eso, tan solo para quienes cumplen con la ley.

Para los alojamientos turísticos que operan sin licencia, los precios han llegado a alcanzar los 4.000 euros por semana. La máxima ocupación y el aumento de oferta de la vivienda turística ilegal han reventado la burbuja del alojamiento en la isla.

El pasado año, Mallorca registró casi 11 millones de turistas y este año va camino de superarlos. También aumenta el malestar de muchos residentes, que el pasado mes salieron a la calle para pedir un turismo sostenible para la isla. Por el momento, no parece que eso vaya a pasar y quienes disponen de un piso en alquiler turístico van a sacarle el máximo provecho.

Según publica el diario, en la isla tan solo hay 77.000 plazas autorizadas para acoger turistas. Sin embargo, en las páginas como Airbnb o Hundredrooms (de origen mallorquín) pueden encontrarse hasta 30.000 pisos y 200.000 camas. Tan solo estos dos buscadores reflejan que dos terceras partes de la oferta son ilegales. Una proporción que, según lamenta el diario balear, se quedará corta si se tiene en cuenta el resto de webs turísticas y agencias especializadas que también ofertan alquileres sin licencia.

En las zonas más cotizadas de Mallorca, las viviendas plurifamiliares ilegales se están alquilando por 4.000 euros por semana. Las zonas con menos demanda son las del centro de la ciudad, en Palma, y otras zonas del norte de la isla como Alcúdia, donde se pueden encontrar "gangas" que oscilan entre los 200 y los 450 euros la noche.

Por un apartamento compartido, en mal estado y mal ubicado, se pueden encontrar habitaciones a 40 euros la noche. Si lo que el turista quiere es tener la playa a pocas metros, tendrá que reacarse el bolsillo y desembolsar los más de 800 euros la noche. Uno de los datos que arroja el artículo del diario balear es que, a menos de 30 metros de la oficina de Turismo, en el centro del casco antiguo de la ciudad, AirbNb ofrece la opción de alquilar un estudio de una sola cama a 300 euros la noche en el mes de julio.

Siguiendo con los datos del pasado año, el turismo en la isla va camino de repetir o incluso, duplicar, la saturación vivida en los meses de julio y agosto. Una saturación que se ha visto plasmada en los beneficios del portal inmobiliario AirBnB que, en tan solo una año (entre 2016 y 2017) ha facturado un total de 183,6 millones de euros por los 14.960 alquileres que oferta en Mallorca.

Pese a que el Gobierno Balear anunció sanciones como la de las ocho inmobiliarias multadas con 200.000 euros por anunciar viviendas turísticas ilegales, está claro que el negocio que genera supera el precio de las sanciones. Unos beneficios que incentivan más que desaniman a los propietarios de este tipo de viviendas.

[ Vía Diario de Mallorca]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar