Actualidad

¿Es peor para el medio ambiente el algodón orgánico que el convencional?

Producir una camiseta de algodón orgánico consume más agua, pero ¿hasta qué punto eso es malo?

Tu camiseta de algodón orgánico podría consumir más agua que una convencional. Y, sin embargo, sigue siendo mejor para el medio ambiente.

Ayer, la revista Quartz publicaba un artículo en el que recogía los argumentos emitidos durante el seminario organizado por Cotton Incorporate esta semana. Bajo el lema Everything you’ve heard about cotton is wrong, este grupo de investigación que sirve a la industria de algodón defendía que las variedades de algodón convencionales tienen un rendimiento más alto, lo que significa que una sola planta producirá más fibras que su equivalente ecológico.

El algodón orgánico o ecológico es aquel que no proviene de plantas transgénicas, por lo que se será necesario cultivar más tierras  para producir la misma cantidad de tejido.

Según Cotton Inc, las plantas convencionales necesitarán unos 1097,77 litros de agua para producir una camiseta, mientras que en el caso del algodón orgánico se requerirán 2271,25 litros. Más del doble. Algo similar a lo que ocurre en el caso de los pantalones vaqueros.

Y tienen razón… aunque solo en parte. Como explican en este artículo, para crear un campo de algodón certificado se necesita más cantidad de agua, pero conforme la tierra recupera su equilibrio natural esa cantidad disminuye progresivamente y se estabiliza. Por otro lado, fuentes de la industria algodonera ecológica desmienten la teoría de Cotton Inc, alegando que este tipo de cultivos consume hasta un 71% menos de agua.

El algodón orgánico o ecológico es aquel que no proviene de plantas transgénicas, por lo que se será necesario cultivar más tierras para producir la misma cantidad de tejido.

Sin embargo, más allá de polémicas respecto al uso de agua, los argumentos de la Cotton Inc deberían tener en cuenta otros factores importantes. Como aquellos que mantienen que el algodón convencional es mucho más pernicioso para el medio ambiente que su equivalente ecológico.

Con la industrialización y la demanda de más tejidos, se fomentó la creación de variedades modificadas genéticamente que hacían el producto más eficiente. ¿El problema? se necesitaban más fertilizantes, herbicidas y pesticidas tóxicos que en los algodones no modificados. De hecho, el algodón convencional usa el 25% de los insecticidas agrícolas del mundo. Y se calcula que el algodón transgénico ocupa casi el 70% de la superficie algodonera actual del planeta.

Esta producción brutal conlleva la contaminación del agua subterránea con herbicidas y productos como el glifosato, químico utilizado por Monsanto que ha sido denunciado repetidas veces como posible cancerígeno y disruptor endocrino.

El algodón convencional usa el 25% de los insecticidas agrícolas del mundo. Y se calcula que el algodón transgénico ocupa casi el 70% de la superficie algodonera del planeta

Además, el impacto medioambiental no queda allí. Según un estudio elaborado por la marca estadounidense Anvil, la huella de carbono del algodón ecológico es mucho menor. Anvil comparó las emisiones de CO2 generadas en cuatro tipos de camiseta (algodón  convencional, algodón reciclado, algodón ecológico y una última que mezclaba algodón convencional y botellas de plástico PET) a lo largo de todo su ciclo vital, desde que se planta el algodón hasta que se convierte en residuo.

Y llegaron a la conclusión que, pese a que el producto de agricultura ecológica consumía mucha agua, no utilizaba agroquímicos y era la prenda que menos emisiones de efecto invernadero generaba: 3,09 kilos de CO2 frente a los  3,87 kilos del algodón convencional.

Sin embargo, como advierten en el mismo artículo de Quartz, solo las prendas de algodón orgánico etiquetadas bajo la etiqueta Global Organic Textile Standard puede garantizarse que cumplan los estándares recomendados.

 

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar