PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Estas son las dos drogas que han sustentado toda nuestra civilización

H

 

Una nueva hipótesis sugiere que el homo sapiens ha llegado a ser lo que es gracias al café y al alcohol

PlayGround

06 Marzo 2017 13:59

"Si quieres entender una sociedad, echa un vistazo a las drogas que usa", dijo el audaz comediante Bill Hicks. "Cafeína de lunes a viernes para hacerte un miembro productivo de la sociedad y alcohol para mantenerte demasiado estúpido para averiguar la prisión en la que vives".

Hicks no iba desencaminado. Pero nuestras dos adicciones más cotidianas no solo podrían explicar la sociedad, sino la civilización humana en sí. Nuestra estrecha relación con estas dos sustancias podrían remontarse a nuestros orígenes, al menos esa es la hipótesis de Chelsea Follett, la investigadora y editora de Human Progress que ha publicado el artículo en el mismo portal.

Cuando no se tenían medios para descontaminar el agua que se bebía y con la que se preparaban los alimentos, para el homo sapiens podría haber sido más seguro el consumo de alcohol que los tragos de las alternativas no alcohólicas. Las levaduras producen etanol para destruir los microbios y, de las mismas propiedades antisépticas, se habrían aprovechado nuestros primitivos familiares.

Los seres humanos habrían empezado a obtener la bebida de las plantas silvestres. Se cree que el vino de palma se ingirió por primera vez hacia 16.000 a.C. y que el vino de arroz, según residuos de cerámica encontrados en Jiahu (China), surgió por el año 7.000 a.C., mil años antes de que la agricultura sembrara el arroz en los campos.

"La domesticación de las plantas fue impulsada por el deseo de tener mayores cantidades de bebidas alcohólicas", afirma el arqueólogo Patrick McGovern. Como si la necesidad llenar los vasos hubiera tenido más que la de llenar los platos.

Para el homo sapiens podría haber sido más seguro beber alcohol que agua contaminada con microbios

En cuanto al café, llegó a nuestras vidas más tarde. Si bien el alcohol parece que siempre nos acompañó -Robert Dudley plantea hasta la hipótesis del "mono borracho" en la que nuestros parientes de cuatro patas se habrían valido del aroma que deja el compuesto para dar con frutas y néctar-, el descubrimiento del otro estimulante no se produjo hasta el siglo XV en Yemen.

La bebida, que en el caso de los europeos la conocieron dos siglos más tarde, revolucionó el continente. Según el escritor Tom Standage, Europa Occidental emergió "de una neblina alcohólica que había durado siglos" para amanecer en nuevos días. "La Revolución Francesa y la Revolución Americana fueron planeadas en cafeterías", resume Mark Pendergrast, el autor del libro El Café.

Se cuenta que Adam Smith era un asiduo del llamado Cockspur y que, al otro lado del charco, Thomas Jefferson definía el café como "la bebida favorita del mundo civilizado".

"La Revolución Francesa y la Revolución Americana fueron planeadas en cafeterías"

"El alcohol dio origen a la civilización y sin duda ayudó a la especie a ahogar sus penas durante la pobreza agobiante de gran parte de la historia humana. Pero fue la cafeína la que nos dio la Iluminación y nos ayudó a alcanzar la prosperidad", concluye Chelsea Follett.

La historia de la civilización parece así estar conectada a las dos drogas. Pero, para romper su aura de gloria, Follett también recuerda que el alcohol mata a 3,3 millones de personas cada año y que la cafeína es la sustancia psicoactiva más consumida en el mundo entero.

share