PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La guerra no es fácil, el matrimonio tampoco

H

 

Se traduce al español la novela 'Una mujer en el frente', un relato autobiográfico sobre el dolor y las injusticias hacia las mujeres durante la II Guerra Mundial

Luna Miguel

23 Abril 2015 06:00

El amor puede ser peor que una guerra.

Porque ensucia.

Porque mancha las manos de sangre.

Porque provoca llanto y dolor a ambos lados de la línea de batalla.

La escritora húngara Alaine Polcz conoce esa sensación de no saber si lo que guarda dentro de su pecho es un corazón o una granada de mano. De no saber cuándo acabará la desgracia, o cuánto durará la agonía y la mala suerte.

Esa pequeña sucesión de hechos que nos llevan al sexismo y a la guerra a la que tantas mujeres tuvieron que enfrentarse durante la II Guerra Mundial es precisamente lo que ella cuenta en Una mujer en el frente (Editorial Periférica). En este libro, que no es ni una novela ni una memoria, sino más bien una confesión, la autora describe cada semana de violencia, cada enfermedad y cada miedo tremendo de sentirse extraño y extranjero hasta en su propia casa. Húngara en tierra transilvana. Cristiana entre judíos que evade el genocidio. Jovencísima estudiante entregada a un matrimonio infeliz con un hombre aburrido, pedante y alcohólico.

¿Qué es sentirse entonces extraño en su propia casa?

¿Qué clase de casa es esa?

¿Cómo logra alguien no perder la cordura cuando todo a su alrededor invita a la destrucción?

“Nadie tenía nada”, escribe Polcz en la última línea de su confesión. “Pero intentamos vivir…” Eso fue lo que la salvó a ella y a muchas otras de su condición: la fortaleza, las ganas de sobrevivir y el sentimiento de que si no se lucha, no se puede conseguir nada.

El amor puede ser peor que una guerra. Y el matrimonio puede ser la peor de las condenas. Por eso Alaine Polcz cuenta que esta historia nació de una grabación con la que pretendió consolar a una amiga que se encontrada inmersa en una crisis matrimonial. Polcz reunió el valor suficiente para narrar a su amiga lo que ella tuvo que sufrir durante su primer matrimonio y durante una guerra que, en su memoria, fueron la misma cosa.

La vergüenza de un marido que la odiaba y que nunca supo satisfacerla. El dolor de ver a mujeres de todas las edades y condiciones violadas, viudas o arrastradas hacia el peor de los destinos. El miedo de ir por la calle entre susurros de soldados alemanes o rusos, cada cual más oscuro y escalofriante.

Polcz tuvo suerte de sobrevivir a ciertas desgracias sólo por estar casada y tener una buena familia. Pero lo más importante es que tuvo suerte de que al menos la guerra le hiciera darse cuenta de que quizá esa vida que le había tocado vivir no era ni mucho menos la que deseaba.

Con el tiempo, Alaine Polcz logró separarse de su marido. Logró estudiar una carrera que le gustaba. Logró reunir el valor para forjar su propio destino y dejar atrás todo el sufrimiento.

Sin embargo Una mujer en el frente es la historia de ese sufrimiento, porque los que han sobrevivido a grandes barbaries saben que para evitar que otros tengan que enfrentarse a ellas, han de contarlas. Escribirlas. Reivindicarlas.

O, en palabras de la propia autora: 



Se ha de escribir todo. Todo y desnudo





share