PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

El agua que bebemos podría ser más antigua que el Sol

H

 

Un grupo de científicos sugiere que el agua es más abundante de lo que se creía y es una sustancia común en la formación de los sistemas planetarios.

Pablo Rodríguez

22 Abril 2016 12:30

Imagen de Ryan McGinley


La naturaleza nunca dejará de sorprendernos. Cuando pensamos que tenemos plena conciencia del desarrollo de la vida en nuestro planeta, llega el cosmos para desmontar y montarlo todo de cero, a su voluntad, como en un puzzle infinito en el que las piezas se multiplican por segundo.

El origen del agua, por ejemplo, sigue siendo un misterio. Existen diversas hipótesis al respecto y, ahora, una nueva teoría apunta que podría ser más antigua que el Sol y, por ende, del Sistema Solar.

Un estudio publicado por la revista Science desvela que podría proceder de un suministro de hielo interestelar hace más de 4.6 billones de años.

La clave que aporta validez a esta hipótesis se encuentra en el deuterio, un isótopo estable del hidrógeno que puede localizarse casi en cualquier rincón del universo.

El agua se compone de dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, pero algunas moléculas contienen deuterio. Estas partículas son conocidas como "agua pesada".

Este elemento se encuentra en cientos de miles de lunas y sistemas planetarios del universo conocido. La teoría sugiere que el deuterio formado en esa nube interestelar participó en el proceso de formación de la Tierra y viajó por lo que sería nuestro Sistema Solar dejando "semillas" de agua a su paso.

Los científicos estiman que entre un 30 y un 50% del agua del Sistema Solar se originó en esa gigantesca nube helada. El descubrimiento implica que los suministros de hielo que vagan por el espacio tienen la capacidad de formar mares y océanos en sistemas planetarios similares al nuestro.

El hielo que concurrió en el nacimiento de la Tierra sigue disperso por nuestro vecindario solar: hay vestigios en la Luna, en los cometas, en los polos de Mercurio, en Marte, en Europa (luna de Júpiter)... y en el vaso de agua que tomaste esta mañana.



share