PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Adiós a la monótona belleza blanca

H

 

La agencia de modelos que convirtió la moda en un arma política y social

Luna Miguel

29 Enero 2015 06:00

Cuando vemos a una chica muy delgada, muy rubia y muy guapa tendemos a pensar que debería ser modelo. Los tres factores están bien claros: delgadez (hasta los huesos), piel blanca (y sin un pelo), cara infantil (de esas que enamoran a cualquiera). Encendemos la tele y están ahí, abrimos las revistas y están ahí, caminamos por la calle y las niñas escuálidas nos acechan desde las marquesinas, los escaparates o los paneles del metro, sin piedad alguna en sus miradas. Parece que no es posible otro tipo de belleza. Parece que a pesar de los tanteos de la prensa especializada en moda y las revistas de tendencias por ampliar y renovar los códigos, la realidad sigue siendo muy distinta: sin variedad de cuerpos, sin variedad de razas, sin variedad de actitudes a no ser que lo que se quiera mostrar sea algo raro o exótico. 

Para romper con esta tendencia, desde 2013 existe en Londres una agencia de modelos en cuya filosofía hay un contenido político y social muy potente. Su compromiso es el de trabajar y difundir la imagen de un grupo de modelos de razas y procedencias muy distintas. Lorde INC es el nombre de esta agencia que está adquiriendo cada vez más fama en Europa. No encontraremos entre sus clientes chicas blanquitas ni aspirantes a aparecer en un editorial clásico de Vogue. Al contrario, las bellezas que ellos reivindican representan a esa variedad cultural y racial que tantas veces ignoramos y que tan a menudo despreciamos. La iniciativa de Lorde INC ha servido para que revistas y medios alternativos comiencen a hacerse eco de estos nuevos talentos, aunque todavía queda mucho trabajo por hacer para que su proyecto no sea el único. Para que la diversidad en la moda no sea una sorpresa?, sino pura normalidad.  ?


La belleza se ha escapado de su cruel jaula



share