Actualidad

El infierno de un soldado que usaba las Google Glass 18 horas al día

“Incluso sueño a través de la pantallita gris de las gafas”

El aterrizaje de las Google Glass no ha sido fácil. En ciertos segmentos sociales generan rechazo –hasta el punto que algunos de sus usuarios han sido atacados en lugares como San Francisco–, y tampoco han logrado ser percibidas como un complemento de moda aspiracional. Por si fuera poco, ahora ha aparecido el primer caso de adicción al gadget.

Tal y como recoge el último número de Addictive Behaviors, un grupo de científicos ha tratado al que podría ser el primer paciente con adicción a las Google Glass. El hombre, un Oficial de Marina de los EE.UU. de 31 años, había estado usando el dispositivo durante 18 horas al día, solo quitándoselo para ducharse y dormir. Según dijo, incluso soñaba a través de la ventana grisácea de las gafas.

El paciente  ingresó en el Programa de Abuso de Sustancias y Recuperación de la Marina para recibir ayuda por sus problemas con el alcohol. El tratamiento implica que el paciente no tenga contacto con la sustancia durante 35 días y también impide el uso de cualquier tipo de dispositivo electrónico. Cuando le quitaron las gafas, los doctores se dieron cuenta de que el paciente imitaba de forma repetida el movimiento de activar las gafas tocándose la parte derecha de la cabeza.

En el informe de Addictive Behaviors, los doctores explican que “el paciente exhibía irritabilidad y una significativa frustración derivada de no poder usar sus Google Glass. Exhibía un movimiento casi involuntario de la mano derecha hacia su sien derecha, que tocaba con su dedo índice. Informó de que si le impedían usar el dispositivo en su trabajo se volvería extremadamente irritable y beligerante”.

Según explica Andrew Doan, jefe de investigación del Programa de Abuso de Sustancias y Recuperación de la Marina y co-autor del informe, el paciente dijo estar pasando el síndrome de abstinencia las Google Glass. “Dijo que el síndrome de abstinencia de las Google Glass era peor que el que estaba experimentando por el alcohol”, ha dicho Doan a The Guardian.

¿Realmente una patología?

La adicción a la tecnología sigue siendo controvertida. En China, utilizan disciplina militar para curar a los “adictos a Internet” y en Estados Unidos existen clínicas para el mismo propósito. Hay estudios que señalan que su afectación sobre el cerebro es similar a la que produce la cocaína, el alcohol o la marihuana. Pero los psicólogos siguen sin ponerse de acuerdo sobre si el uso abusivo de los dispositivos tecnológicos es una patología en sí misma o un síntoma de otros problemas.

En el caso del militar americano es obvio que tiene mucho de lo segundo. El sujeto no solo había ingresado por sus problemas con el alcohol sino que presentaba síntomas de depresión, ansiedad social y trastorno obsesivo compulsivo. Pero es innegable que nuestro creciente uso de la tecnología está modificando nuestros comportamientos. Para saber en qué medida, sin embargo, es necesario esperar.

Hasta hoy la única adicción no relacionada con una substancia incluida en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales es la ludopatía. Esto podría cambiar dentro de poco. Al fin y al cabo, tal y como concluye Doan, “la gente solía creer que el alcoholismo no era un problema. Nos llevará un tiempo tomar conciencia de que esto es real”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar