Actualidad

El mito de la juventud salvaje se desmorona: los adolescentes cada vez beben menos y toman menos drogas

El último informe anual sobre consumo de drogas desvela que los jóvenes de hoy somos mucho más sanotes y tranquilos que la generación anterior

Los medios de comunicación, la publicidad, el cine y los reality shows de la MTV nos quieren vender la idea de que los jóvenes somos rebeldes por necesidad, sujetos impulsivos y desbocados a quienes nos van las drogas, el sexo desenfrenado y bebemos más que un cosaco ruso. Sin embargo, un sondeo reciente del Instituto de Salud Norteamericano ha demostrado todo lo contrario: nos parecemos más a nuestro abuelo de 86 años que a uno de los protagonistas de Jersey Shore.

Según el informe anual “Monitoring the Future”, los adolescentes de hoy toman menos drogas, beben menos y fuman menos marihuana que sus homólogos de la generación anterior. De hecho, los datos de consumo de drogas ilegales han sido los más bajos en los cuarenta años que se lleva realizando esta encuesta.

Monitoring the Future mide las actitudes y el consumo de sustancias de 45.473 estudiantes de 372 escuelas públicas y privadas de Estados Unidos y está financiada por el Instituto Nacional de Abuso de Drogas.

Entre los datos más interesantes, se encuentra que el consumo de marihuana entre adolescentes ha llegado a sus puntos más bajos en más de 20 años. Además, el consumo de alcohol se ha reducido. El número de adolescentes que indicaban que “habían estado borrachos” había disminuido en el último año. Solo el 37% de los estudiantes de instituto más mayores reportaba haberse emborrachado, cuando en 2001 el porcentaje aumentaba hasta un 50%.

"Esto es una muy, muy buena noticia", explicó la doctora Nora Volkow, directora del Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas. " Estamos viendo algunos de los índices más bajos de consumo de drogas que hemos encontrado en nuestro estudio”, incide la experta.

De hecho, las tasas de alcohol y consumo de tabaco son las “más bajas que se han visto” y la reducción en el caso de la nicotina ha sido una de las más importantes. En 1991, por ejemplo, más de 1 de cada 10 estudiantes de secundaria fumaban más de media cajetilla de tabaco al día, mientras que en la encuesta de este año la tasa se ha reducido al 1,8%.

Otra de las sustancias que ha reducido su impacto en los adolescentes han sido los opiáceos. Pese a que el consumo de este tipo de drogas ha aumentado entre los adultos, se ha producido un descenso considerable en el uso de opiáceos entre los más jóvenes. Durante el año pasado solo el 4,8% de los adolescentes tomaba opiáceos, frente al 9,5% de 2004. Y solo el 0,3% de los estudiantes de secundaria dijo que se había inyectado heroína en el último año.

Los adolescentes encuestados son la misma generación que afirmaba que preferían ver Netflix a salir de fiesta. O la que, según un estudio de 2015, tenía menos sexo que la generación de sus padres.

Vamos, la fiesta padre.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar