PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

A este joven acampado le despertó un sonido “crujiente”: era un oso mordiéndole la cabeza

H

 

Dylan vivió una experiencia escalofriante en un parque natural de Colorado

E.M.C.

10 Julio 2017 13:10

Crédito de la imagen CBS.

En torno a las cuatro de la madrugada, unos crujidos despertaron a Dylan, de 19 años, mientras dormía en su saco de dormir en el parque natural Glacier View Ranch, a unos 77 km de Denver, Colorado.



"El sonido crujiente, supongo, era de los dientes chirriando contra mi cráneo mientras me mordía". Un oso negro había cogido a Dylan por la cabeza y lo estaba arrastrando por el suelo. Dylan gritó y lo golpeó hasta que, finalmente , después de arrastrarlo 3 o 4 metros, el animal optó por dejarlo libre y marcharse.

Estas son las marcas que le dejó el ataque:


Dylan, que enseña supervivencia en la naturaleza, estaba a cargo de un grupo de chavales de 12 y 13 años la noche del incidente. Ninguno de ellos fue herido.

Los osos negros no suelen ser agresivos, pero en la última temporada la cantidad de ataques a humanos en el Oeste del país es preocupante. Una mujer y sus perros fueron atacados el martes en el parque nacional Panhandle de Idaho por un oso negro y su cría.



El mes pasado, dos personas fallecieron en Alaska por este motivo. Un chico de 16 años llamado Jack Cooper murió después de perderse en la montaña y encontrarse con un oso negro en el camino. Logró llamar a su familia después de la agresión, pero no pudo salvar su vida. Un día antes Erin Johnson, estaba coleccionando muestras geológicas con su compañera Ellen Trainor cuando un oso las asaltó. Ellen sobrevivió, Erin no tuvo tanta suerte.

Aunque es cierto que esta especie sí defiende a sus crías si las ve amenazadas y se han dado casos en los que han arañado y mordido tiendas de campaña con comida en el interior, este tipo de conductas no es en absoluto habitual. Los agentes encargados de investigar el suceso de Colorado no encontraron comida que pudiera haber atraído al animal, por lo que decidieron poner trampas para osos en la zona.

 El comportamiento del oso es tan poco habitual que todos los osos que en los próximos días caigan en dichas trampas serán directamente sacrificados, y posteriormente se harán pruebas de ADN para comprobar si se trata del ejemplar que atacó a Dylan.


[Vía Esquire]

share