Actualidad

Ecosexuales: una nueva tendencia ha nacido para salvar el planeta

"Creemos que el cerebro es el órgano sexual más grande"


Una casa de seis habitaciones que no es lo que parece. Este es un escondite sexual donde las esposas y los látigos son remplazados por plantas y macetas con tierra. La “Ecosexual Bathhouse” es la escapada sexual más extraña y eco-friendly del mundo, el sueño de los ecosexuales, la gente que quiere hacer el amor con la tierra.

En la Ecosexual Bathhouse los visitantes pueden tener sexo y hablar sucio a sus objetos del deseo: flores de distintos tipos, polen, tierra. Al terminar puedes limpiarte en el sauna y entrar a una habitación para descansar y escuchar el ruido de una tormenta. Es como una mezcla entre un vivero y un prostíbulo. Si esta es tu escena estarás encantado, toqueteando margaritas como si no hubiera un mañana, si no, en cambio, probablemente saldrás corriendo.

“Ecosexual Bathhouse”, sin embargo, no es solo una casa de sexo alternativo, es una instalación artística creada por un dúo de arte performático formado por Ian Sinclair y Loren Kronenmyer. La idea es alentar a las personas a relacionarse con la naturaleza de una forma más íntima y, si se enamoran de la biósfera, entonces querrán salvarla. Como un activismo erótico, digamos.

Sin embargo, si bien la casa es un proyecto artístico, detrás de él hay una inspiración real. El término ecosexual fue acuñado por primera vez por Beth Stephens y Annie Sprinkle, dos artistas tan enamoradas con la naturaleza que, en 2014, se casaron con el suelo. Eco-sex es “una nueva identidad sexual”, caracterizada por un profundo amor a la tierra. Hay personas en este mundo que gustan de rodar desnudos en el suelo y hacer el amor con los árboles.

La ecosexualidad consiste en una meditación y una forma de relacionarse con la naturaleza, más que sexo como habitualmente lo conocemos. Sus reglas para “hacer el amor” con la tierra tienen más que ver con cuidarla y no contaminar que con llevarse un arbusto a la cama. Ellos ven a la naturaleza como una amante, no como una madre, y por eso sienten una conexión más fuerte, más primitiva, con ella.

Con la “Ecoexual Bathhouse” el dúo de artistas quiere que los visitantes experimenten esa cercanía, y, aunque al principio les parece raro y se ponen nerviosos, la reacción ha sido mayormente positiva. "Algunas personas se han quedado por mucho tiempo", explican los artistas, "la mayoría sale con una nueva energía y muy relajados, otros quieren que la instalación sea más grande y algunos se han sentido identificados con la ecosexualidad".

" Convertir lo ordinario en algo extraordinario", es la misión de la instalación, que forma parte del festival de arte australiano "Next Wave". “Creemos que el cerebro es el órgano sexual más grande y que si aplicamos nuestra imaginación y nuestra capacidad de inmersión en el ambiente, podemos aprender a amar la tierra y respetar la diversidad y la complejidad que existe a nuestro alrededor cada día”, finalizó el dúo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar