Actualidad

Acrobacias entre los escombros: la increíble historia del niño Spiderman de Gaza

Mohammed al-Sheikh es un niño palestino de 12 años con una habilidad sorprendente: puede contorsionar su cuerpo como nadie en el Mundo

En Gaza, las casas destruidas tras los bombardeos israelíes no se reconstruyen. La situación económica y psicológica de los habitantes de esta pequeña franja de tierra es cada vez peor: se calcula que el 45% de las personas que viven en Gaza está en paro y vive bajo el umbral de la pobreza.

El bloqueo al que se ven sometidos desde hace más de un año dificulta cualquier posibilidad de desarrollo. Los gazatíes viven condenados dentro de una cárcel a cielo abierto. Sin poder entrar ni salir de su ciudad prisión. Cercados por los muros, alambre de espino y vallas electrificadas que bordean los más de 51 kilómetros que componen la frontera con Israel. Arriesgando su vida cada vez que pasan por delante los puestos fronterizos, donde las ametralladoras automáticas disparan a cualquiera que se aproxima demasiado a la "frontera".

Pero entre toda la miseria y la desesperanza, entre las vallas de espino y los cascotes, también florecen el talento y la ilusión.

Un pequeño niño se mueve entre los escombros de las casas con un traje de Spiderman mientras realiza ejercicios acrobáticos imposibles. Se llama Mohammed al-Sheikh, es palestino y tiene 12 años. Y ahora, lucha por conseguir un Record Guinness que le permita huir de la Franja de Gaza.

Mohammed mide tan solo 1,37 metros, pesa 29 kilos y puede doblar su cuerpo de maneras imposibles, como si sus articulaciones fueran de chicle. Vive en Tel al-Hawa, un distrito situado al sur de Gaza, donde se le conoce como el Spiderboy de Gaza.

Este acróbata gazatí saltó a la fama en 2014 tras quedar finalista del concurso de talentos Arabs Got Talent. Mohammed se presentó en la edición de Líbano y, aunque no ganó, su cuerpo retorcido consiguió 14 millones de votos.

La historia de este niño emocionó a los responsables del concurso y le ofrecieron una beca de formación en el extranjero de 10 años, con el objetivo de conseguir las cualificaciones necesarias para participar en competiciones árabes e internacionales. Sin embargo, en ese momento su familia se negó, ya que Mohammed era demasiado joven para vivir solo en el extranjero.

Dos años más tarde, Mohammed se prepara para asaltar el récord mundial de acrobacias. El joven ha presentado un vídeo a la organización del Guinness World Records para reclamar la autoría del récord de más vueltas de cuerpo completo con el pecho en tierra en un minuto. Mohammed consigue girar 33 veces por minuto, superando en 4 vueltas el registro actual (que se mantiene en 29).

Según su entrenador, Mohammed Lubbad, “El niño puede hacer acrobacias mejor mejor que nadie en la Tierra. Si dejamos a Mohammed en Gaza estamos enterrando un talento único”.

Para su madre, Hannah, Mohammed es ya “un campeón del mundo”, pero ahora tiene que “demostrar su extraordinario don y su fuerza excepcional en las competiciones mundiales”.

Para este adolescente palestino lo más difícil no es hacer contorsionismo, sino “salir de Gaza cuando todas las fronteras están cerradas”. Muchos árabes y personas de todo el mundo me apoyan haciendo click en “Me gusta” en mis vídeos de Facebook, y me da mucha pena no poder conocer e interactuar con el mundo a causa del bloqueo”, explica Mohammed.

El jurado encargado de evaluar los récords mundiales tendrá que tomar una decisión en unas semanas.

De momento, Mohammed seguirá haciendo acrobacias entre los escombros de Gaza, porque como dice él, “Cuando hago contorsionismo estoy en el aire y allí no hay bloqueo”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar