Actualidad

"No somos presas de caza de las que puedas disponer libremente". La carta abierta que denuncia el acoso sexual en las discotecas

Alina Sonnenfeld, como tantas y tantas mujeres, ha experimentado acoso sexual durante sus salidas nocturnas. Harta, decidió publicar una carta en la que da testimonio de esta situación

“Queridos clubes alternativos de Jena. Me gustáis bastante (…) Podría sentirme como en casa [cuando estoy en vuestros locales] si no fuera por una cosa. Por la noche no me siento segura con vosotros”.

Así empieza la carta abierta de Alina Sonnenfeld, una joven alemana de 19 años, que denuncia el sexismo y el acoso sexual al que se ven sometidas las mujeres en los clubes nocturnos de la ciudad alemana de Jena.

La carta, publicada en el diario Ostthüringer Zeitung y titulada “No somos ninguna presa de caza”, ha sido firmada por otros seis amigos de la afectada, que decidió escribir el texto consciente de que su experiencia era compartida por muchas mujeres.  

Estos son algunos de los fragmentos más destacados de esa carta abierta.

A partir de ciertas horas, a menudo me tocan, besan y acosan contra mi voluntad.

Cuando he hablado con otras mujeres y jóvenes, me he dado cuenta que no es mi percepción individual y es una situación que les pasa a muchas. Casi todas pueden contar experiencias en las que se han excedido con ellas. Mi problema no es solo con vosotros [los clubes], pero quiero que me escuchéis.

Esperaba más de los clubes de Jena. Estáis a favor de la igualdad pero no cumplís con ella en la pista de baile. El ambiente no es seguro, no siento como que alguien vaya a escucharme cuando hablo de acoso sexual. Nunca me atreví a comunicar ninguna situación parecida a seguridad y traté de defenderme personalmente (…) Sucedía tan a menudo que era degradante lo desagradable que era esa normalidad.

No puede ser que las chicas de 16 años que salen por primera vez piensen que ser acosadas, manoseadas y besadas sin consentimiento es normal. Es una mierda.

Pido aquí que pongáis anuncios que aumenten la comprensión respecto a la violencia sexual. Que establezcáis una coordinación entre todas las partes interesadas y permanezcáis atentos a las señales. También que declaréis públicamente que un uso igualitario de las instalaciones es primordial. Y que creéis una atmósfera donde todos –sin importar el género, la raza o la fe– se sientan bien. Estoy segura de que encontréis muchos ayudantes. Yo la primera.

Tras la publicación de la carta, Sonnenfeld se ha expuesto a los comentarios machistas que le decían que la culpa era suya por dejarse acosar o que le quitaban importancia al acoso sexual. Otros hacían burla de su situación y algunos llegaron a culpar a los refugiados de este problema. Sin embargo, los clubes aludidos en la carta anunciaron que crearán medidas destinadas a acabar con el acoso sexual en los bares.  

"Me atreví a alzar la voz y algo está cambiando", declaraba la joven a los medios. "Realmente es una gran sensación".

¿Cuál es tu experiencia?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar