Actualidad

El 'abogado robot' que anuló 160.000 multas ahora está ayudando a refugiados

DoNotPay se dio a conocer para ayudar a recurrir multas. Ahora, se ha puesto al servicio de refugiados

El chatbot DoNotPay es el “primer abogado robot del mundo”. Creado por un grupo de estudiantes de la Universidad de Stanford, el software lleva actuando algo más de un año y se dio a conocer por anular más de 160.000 multas de tráfico.

Su sistema es bastante sencillo. Los usuarios pueden hablar con el robot como si se tratara de un abogado normal. Este, de manera gratuita, le falicita asesoría legal y le enseña a recurrir las multas de tráfico sin saltarse ningún paso.

Sin embargo, el chatbot no quiere quedarse simplemente en un gestor de multas. Los desarrolladores quieren que se convierta en un completo abogado, así que han integrado un nuevo servicio: ayuda a refugiados.

Teniendo en cuenta la crisis de refugiados que se vive en Europa y con la mirada puesta en las políticas migratorias de Donald Trump, los creadores de DoNotPay han añadido un servicio de consultas personalizado.

En la actualidad, los usuarios pueden solicitar ayuda para encontrar asilo en Reino Unido y registrarse como inmigrantes en Estados Unidos y Canadá. Sobre este último país, reconocen haberlo añadido en el último momento, teniendo en cuenta el contexto político de Estados Unidos.

Su funcionamiento es muy sencillo. El chatbot hace una serie de preguntas que el refugiado tiene que contestar, para que así pueda confirmar si puede acogerse a la protección de asilo según el derecho internacional. Una vez consigue los datos suficientes, solicita los detalles necesarios y facilita un formulario y la dirección donde tiene que enviarlo para pedirlo.

Después, por supuesto, está abierto a preguntas puntuales sobre el proceso y a consejos legales sobre cómo proceder. Básicamente, ayuda a tener un apoyo legal suficiente para hacer los trámites necesarios sin tener que pagar lo que cuesta una consulta de este estilo. Además, es totalmente confidencial, ya que los datos se destruyen pasados 10 minutos.

“Llevaba tratando de ponerlo en marcha durante unos seis meses. En principio queríamos hacerlo en verano, pero necesitábamos asegurarnos de que estaba bien, así que rehicimos la fórmula una y otra vez hasta que funcionó”, explica Joshua Browder, el impulsor del proyecto de apenas 20 años.

Esta herramienta será útil para una de cada 13 personas del mundo que, según datos de ACNUR, son solicitantes de asilo. No obstante, el servicio aún es muy novel, así que el próximo paso de Browder será abrirlo a más países y traducirlo a más idiomas. El primero al que lo traducirán será el árabe.

[Vía The Guardian]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar