Actualidad

¿Te han abducido el cerebro los gatitos?

Internet se divide entre el troleo y el buenrollismo en exceso. Entre medias, la nada.

Internet no sólo ordena tu pensamiento; también moldea tu manera de sentir el mundo. Para comprobar esta idea puede que el mejor ejemplo lo encontremos en Twitter, un espacio radicalmente partido entre cuentas cabreadas con el sistema y aquellas otras que se alimentan con listas de gatos, bebés y otro tipo de cosas amables. La indignación y el buenrollismo son las dos caras de la misma moneda.

A esto Gawker le ha dedicado un artículo extenso. Titulado “ on smarm”, la pieza parte de la premisa de que el mundo ha reaccionado contra el buenrollismo que Internet propone. Si en 2003 Heidi Julavits acuñaba el concepto “Snark” para aludir a ese “tono de desdén ácido, hostil y deliberado”, su doble maléfico sería lo “smarm”. Una cima de este último fenómeno sería BuzzFeed, el medio por antonomasia especializado en listas. Con más de 130 millones de usuarios únicos en noviembre, el eslogan que ha catapultado al éxito a la cabecera es su política de “no haters”. “Si no puedes decir algo hermoso, mejor no digas nada”, es otra de las instrucciones de BuzzFeed. Frente al troleo, la lobotomía.

El relato distópico de una sociedad unidimensional en donde todo el mundo piensa en positivo, una constante cultural desde el siglo XX, regresa ahora de la mano de lo “smarm”. Posiblemente éste sea el momento de preguntarse qué resulta más nocivo, si el troleo o el buen rollo en exceso, y cuánto le falta a Internet para que una sensibilidad tan crítica como correcta sea la norma, y no la excepción.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar