Actualidad

Hoaxmap: desmontando falsos rumores sobre crímenes cometidos por refugiados

Una joven alemana crea una web interactiva en la que recoge todas las acusaciones falsas sobre supuestos delitos cometidos por refugiados llegados a Europa

Hace unos meses, Karolin Schwarz se dio cuenta de que vivía una realidad perturbadora. Mientras miles de refugiados llegaban en barcazas precarias a Europa huyendo de la guerra y la violencia, los niveles de violencia empezaban a subir en los países de destino como Alemania o Austria.

Schwarz decidió ver qué había detrás de estos delitos supuestamente cometidos por refugiados. Lo que descubrió al investigar la dejó impactada: la mayoría de los casos que se presentaban como delitos consumados en los medios, no eran más que farsas. Rumores, la mayoría de las veces difundidos por organizaciones xenófobas.

Esta realidad fue determinante para que la joven Karolin, consultora de 30 años, y su amigo Lutz Helm, desarrollador de 35 años, decidieran poner en marcha un proyecto llamado Hoaxmap (mapa de las farsas). Se trata de un mapa interactivo sobre el que sitúan todos los rumores y las denuncias sobre delitos falsos cometidos por refugiados, convenientemente contrastadas con informaciones publicadas en medios de comunicación fiables y con comunicados oficiales de instituciones, policía o de las empresas privadas que supuestamente han sido víctimas de delitos.

La mayoría de los casos que se presentaban como delitos en los medios no son más que farsas. Rumores, la mayoría de las veces difundidos por organizaciones xenófobas

En una semana, Hoaxmap se llenó de 240 delitos nunca cometidos.

En muchos casos los refugiados eran acusados de haber cometido robos, asaltos o agresiones con violencia. El delito más común que se les atribuía era la violación.

Entre los casos más sonados está el de la supuesta violación de una niña de 13 años en Berlín. La niña denunció haber sido secuestrada y violada durante horas por tres hombres de aspecto árabe después de haber aceptado la invitación de un extraño que se ofrecía a llevarla en coche. El caso colmó las portadas de los tabloides alemanes. Incluso los principales medios rusos llegaron a hacerse caso del suceso —la chica es descendiente de inmigrantes rusos—, utilizándolo para denunciar la supuesta política de desinformación orquestada por el gobierno alemán para tapar la realidad.

Unas semanas más tarde, la chica admitió que ella misma había inventado toda la historia.

Loading the player...

La complicidad de los medios

Solo en el 2015, más de un millón de refugiados procedentes de países en guerra llegaron a Europa. Miles de ellos perecieron en nuestro mar. Los que acabaron llegando se han tenido que enfrentar a la realidad de que no todos les quieren aquí.

Mientras los voluntarios crean organizaciones para darles una acogida digna, los sentimientos antiinmigración, los crímenes de odio, las manifestaciones de la ultraderecha, los ataques incendiarios y el alarmismo no han dejado de crecer en grandes franjas de la población.

El rechazo viene muchas veces provocado por este tipo de crímenes falsos que llenan los medios. Cuando se descubre que el crimen no ha existido o no ha sido cometido por refugiados, los medios se olvidan de rectificar. La alarma ya ha sido difundida.

El pasado diciembre, desde el Ethical Journalism Network, una organización basada en UK, ya se advirtió del peligro de que la cobertura mediática y el debate alrededor de la crisis de los refugiados sea secuestrada por populistas de extrema derecha dedicados a explotar las ansiedades públicas en beneficios de sus propios intereses políticos.

En Hungría, el gobierno dio instrucciones precisas a los medios para que no mostraran imágenes de niños y mujeres refugiados por temor a crear demasiada simpatía hacia ellos.

Para tratar las agresiones de Colonia ocurridas la pasada nochevieja, la revista alemana Focus publicó una foto de una mujer blanca desnuda con impresiones de palmas de manos hechas con pintura negra.

El periódico Süddeutsche Zeitung retrató los mismos delitos con una foto de un brazo negro en medio de unas piernas femeninas blancas.

En Hungría, el gobierno dio instrucciones precisas a los medios para que no mostraran imágenes de niños y mujeres refugiados por temor a crear demasiada simpatía de la población hacia ellos.

No es extraño que en todos los canales europeos se vea más a hombres corpulentos enfrentándose a la policía o los hacinamientos en estaciones de trenes en vez de los refugiados en los guetos que les hemos construido.

Sin embargo, gracias a iniciativas tan reveladoras como Hoaxmap aún quedan esperanzas de acabar con los rumores, la desconfianza y el miedo a través de la verdad.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar