Actualidad

Xanax significa poesía en mexicano

12 escritores que están cambiando la manera de entender la literatura en México

He visto a las mejores mentes de mi generación sostener largas y relajadas charlas bajo el efecto del Xanax. Al leer esta interpretación del célebre poema de Allen Gingberg, uno podría imaginarse que detrás de ella se esconde algún escritor con residencia en Brooklyn, o quizá algún tuitero colega de Tao Lin. Sin embargo, el autor de esta frase vive en el México DF, y su lengua materna no es otra que el español. Quien escribe estas líneas se llama Pablo Robles Gastélum, y acaba de publicar en la red un poemario breve bajo el título de Amarillo, del cual nosotros extraemos este verso. También es tuitero, sí, y también es poeta, y es posible que además de todo eso él sea uno de los que piensen que hay que dinamitar el panorama literario actual, para hacer que de una vez por todas su lenguaje sea nuevo, actual, comprensible.

El nacimiento de una Alt Lit en español

Leer a Robles Gastélum nos lleva a pensar que en su poética la corriente de la Alt Lit estadounidense ha calado muy hondo. Celulares, drogas, vida en Internet, aburrimiento, escritura automática, humor absurdo, juventud, o un nuevo reclamo de lo confesional son algunas de las cosas que podríamos extraer de la Literatura Alternativa, y también de su obra. Pero el autor de Amarillo no es el único, de hecho, su voz es una más de entre una nueva ola que arrasa y que lo arrastra todo por delante en México. Es curioso que cuando en Estados Unidos algunos dicen que el término Alt Lit está muriendo —debido a algunos escándalos machistas y a otros asuntos extraliterarios—, en el resto del mundo y sobre todo en América Latina esta corriente empieza a latir con muchísima fuerza.

"Mientras en Estados Unidos el término Alt Lit está muriendo, en América Latina empieza a latir con muchísima fuerza"

Porque, ¿qué designa el término Alt Lit, al fin y al cabo? ¿Una nueva manera de crear? ¿Una respuesta ante lo de siempre? ¿Un signo de identidad millennial? ¿Un eterno juego para que esta generación desarropada se sienta más unida y segura? Su esencia ha cobrado importancia en literaturas bien distintas, y sobre todo en el último año se ha convertido en la protagonista de muchos autores nacidos alrededor de 1990 y que escriben en nuestro idioma: Didier Andrés Castro (Colombia), Alexandra Urbina (Venezuela), Vicente Monroy (España), Malén Denis (Argentina), Kevin Castro (Perú), Matías Fleischmann (Chile), Ana Guadalupe (Brasil) o Juan Romero Vinueza (Ecuador). Ellos son algunos de los nombres que marcan la excepción en sus respectivos países, y que operan en estos códigos desde sus cuentas de Twitter, desde Facebook o desde Tumblr.

No obstante, cuando miramos a México la selección de firmas y de autores es muchísimo más amplia. Sería imposible citar a un solo autor porque en este país la espuma de la Alt Lit ya lo ha marcado todo. Pero este hecho no resulta tan raro si tenemos en cuenta que una de las cabezas más visibles de este movimiento siempre ha sido Ana Carrete, considerada una de la jóvenes promesas de la literatura gringa, cuando en realidad ella procede de México. Nacida en Tijuana en 1985, Ana Carrete ha sido una de las dinamizadoras y difusoras culturales más importantes de este movimiento. Su proyecto de edición New Wave Vomit y sus poemarios han marcado un antes y un después. Con una anfitriona así sólo había que esperar a que el milagro terminara de producirse: la Alt Lit mexicana existe, y es muy jugosa. 

Diez jóvenes autores a los que seguir la pista

Además de los ya citados Pablo Robles Gastélum y Ana Carrete, a continuación proponemos un pequeño mapa con 10 nombres más de escritores que han trabajado en esta línea, y cuya estética podría aproximarse mucho a aquello que hemos visto en los Estados Unidos. De nuevo entran aquí la tecnología, las drogas blandas, las escenas alucinadas, la contemplación de la vida moderna, el poema punzante, irónico, agresivo, como un puñetazo en el estómago o como una calada a un cigarrillo edulcorado con algo que en realidad no sabemos qué es, pero nos gusta tanto.

Ricardo Limassol

En 2013 publicó el libro Jóvenes sin futuro, les habla su capitán, en una edición tanto digital como en papel. En los poemas que lo componen hay una mezcla de desesperanza y de ironía que nos lleva a pensar que, a pesar de todo, nuestra generación sobrevivirá gracias al humor. Limassol es uno de los mexicanos jóvenes poetas más valorados del momento, y es muy activo y misterioso en las redes sociales. Dentro de poco verá la luz su segundo libro al que pertenecen estos breves versos: Esas personas de allá/  No son peligrosas/ Solamente son feas.

Martín Rangel

Con sólo 20 años Martín Rangel ya tiene una enorme trayectoria como poeta, como traductor y como músico. A los 18 publicó su primer libro de poemas bajo el título de Rojo, y actualmente prepara dos volúmenes de poesía más. Además de publicar a diario poemas o traducciones de autores estadounidenses en Tumblr, Rangel escribe una columna literaria en el periódico Milenio, allí desgrana la literatura más nueva y presenta nuevos escritores a los lectores mexicanos.

Dante Tercero

Poeta y editor de Tijuana que lleva años dando caña en Internet, antes firmaba como Patricia Binôme porque, de hecho, es uno de los primeros escritores transgénero que han utilizado la literatura online como arma política. Además de su labor como escritor, lidera un Tumblr muy interesante bajo el título de APPLE KEY ⌘ + SHIFT + 3 en el que se encarga de ordenar y reseñar libros de autores de su generación y de su idioma, como si de una suerte de biblioteca de la Alt Lit en español se tratara. 

Augusto Sonrics

Amigo íntimo de Ana Carrete y de otros autores de esta ola, Sonrics es una de las cabezas más visibles de esta corriente. Tiene 22 años, estudia letras en DF y ha publicado los libros Depresión decente y Valeria Luiselli, ambos experimentales y llenos de humor. La cuenta de Twitter de Augusto siempre está ardiendo entre pensamientos que a veces suenan ebrios y que otras veces son como brillantes aforismos. También es músico.

Iván Hernández

Probablemente él sea uno de los que más se ha encargado de difundir esta estética y a estos autores den México desde su Editorial Malos Pasos. En este espacio ha publicado a poetas como Augusto Sonrics, Martín Rangel o Fernanda Álvarez. Además escribe y se define a sí mismo en Twitter como zyuranger de la Alt Lit. Acaba de publicar el poemario Lola.

Fernanda Álvarez

Nació en 1996, un dato biográfico sorprendente que sin embargo no le ha impedido haber escrito varios libros de poesía, algunos de ellos publicados en Malos Pasos, editorial de la que también es fundadora. En su libro titulado Te invito a mi fiesta del fin del mundo, Álvarez nos invita en realidad a una especie de cuento de hadas punk. Si Tavi Gevinson leyera sus versos, probablemente quedaría enamorada.

Jehú Coronado

Jehú. Sí, Jehú con H, o como dice en un poema de su libro Apocalipsis Juanito (LuegoLuego Editores): estoy escribiendo mi nombre/ en todos lados/ porque ya no me reconozco. Podría decirse que Coronado es un autor valiente que enfrenta la poesía a la enfermedad, a humor negro y que la llena de códigos aparentemente prohibidos. Su Apocalipsis Juanito es en realidad un retrato de una poesía postapocalíptica, en la que los emoticonos y las emociones son sinónimos que llenan de esperanza.

Paola Llamas Dinero

Viene de Guadalajara, es estudiante de Letras Hispánicas y ha colaborado en varias revistas y recitales en su país. Es amante de la lucha libre y de la poesía. Aunque lleva años escribiendo en varios perfiles en redes sociales, ahora ha abierto un Tumblr en el que cuelga sus poemas. La mayoría de ellos guardan un tono confesional, social y femenino, y están escritos desde una rabia que contagia: Dios, si ves esto ayúdanos plis, urge (cara triste) / Salu2 desde el infierno / Abrazo caliente. /México.

Jesús Carmona Robles

Jesús Carmona Robles tiene 22 años, es poeta y traductor. Debido a esto último conoce muy bien todo lo que han escrito sus contemporáneos anglosajones. Su estilo, comparado con el de los autores más puros de esta nueva ola, tiene un componente más lírico y torrencial. Eso puede verse en su primer libro, titulado Tos, en el que se intuye una influencia más fuerte de los europeos y de la poesía castellana más clásica. Carmona Robles escribe poemas extensos llenos de imágenes tan decadentes, como sangrientas y como esperanzadoras. Al igual que Ricardo Limassol él podría capitanear los corazones de un puñado de jóvenes que aún miramos temerosos hacia nuestro futuro.

Iván Ortega López

Hoy estoy mareado y /si me tapo los ojos puedo decir cosas como /el mundo está muerto pero no te preocupes flota en almíbar. Si preguntas a un escritor mexicano por la posible existencia de la Alt Lit, es probable que te responda mencionándote un nombre: el de Iván Ortega López. Este autor es más difícil de encontrar en la red, pero su producción anda diseminada por un montón de blogs diferentes. Sus poemas suelen ser largas listas de imágenes impactantes y de sentimientos que definen a la perfección cómo es el corazón de un joven hoy. Los elementos pop y los velociraptores se entremezclan en su obra con un lirismo entrecortado. Su obra, al fin y al cabo, es ese puñetazo del que hablábamos. Ese que confirma que de entre todas las cosas terribles que están ocurriendo en México, la poesía de estos jóvenes es un regalo.

"Nuestra generación sobrevivirá gracias al humor"

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar