PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Wong Kar Wai tiene muy buenas noticias para sus seguidores

H

 

'Ferryman' será la primera incursión del gigante asiático Ali Baba en la industria del entretenimiento

Natxo Medina

13 Enero 2015 06:00

Ali Baba nació para convertirse en la alternativa asiática de Amazon, y no cabe duda de que lo está consiguiendo. Sus quince años de historia y su elevado ritmo de crecimiento así lo demuestran. Un crecimiento que, al igual que ocurre con la empresa de Jeff Bezos, ha venido acompañado de una gran diversificación. Ellos también lo quieren todo y lo quieren ya.

Por eso, lo que nació como un conglomerado de pequeños comercios hoy abarca redes de computación en la nube, servicios financieros, logística, y ventas al por mayor. A partir de este año, podrán añadir el mercado del entretenimiento a sus redes. Para ello han comprado la compañía ChinaVision Media Group, que pasará a llamarse Ali Baba Pictures Group, y se han asegurado de que su primer proyecto sea uno de altura. Por eso han llamado al que probablemente sea el cineasta vivo más importante del país, Wong Kar Wai, para que sea su aliado.

En su figura se unen el prestigio crítico, que se ha ganado a pulso con películas como Chungking Express, Happy Together o Deseando Amar, con la popularidad internacional que le han dado títulos más comerciales como Blueberry Nigts o su más reciente The Grandmaster, un blockbuster de artes marciales que el año pasado arrasó en los festivales de todo el continente asiático. Por eso nadie mejor que él para dar forma a The Ferryman, una historia de amor basada en un relato de Zhang Jia Jia, que protagonizará su actor fetiche Tony Leung.

Poco más sabemos sobre el proyecto, salvo que con él, Ali Baba quiere entrar a lo grande en el segundo mercado cinematográfico del mundo, uno que el año pasado movió casi 4.500 millones de euros. Un mercado en el cual, sin embargo, las películas chinas no lo tienen nada fácil, ya que los gustos del público se inclinan más hacia los blockbusters americanos.

Como era de esperar, gran parte de la venta y distribución de sus películas se canalizará a través de servicios de venta online o de streaming, cuyas infraestructuras Ali Baba ya tiene en gran parte montadas. De esta manera, van completándose sus aspiraciones de estar en todas partes, las cuales no dejan de confirmar su reciente compra del servicio de música a la carta Xiami, o incluso de parte del equipo de fútbol Guangzhou Evergrande.

Cuando la película se estrene, en algún momento de 2016, veremos qué tal les sale la apuesta. De momento ya han conseguido que les prestemos toda nuestra atención, ya sea porque Wong Kar Wai es un director admirable, o simplemente porque estamos ante una demostración más de que el gigante asiático no ha hecho más que empezar a despertarse.


Cuando tu ambición abarca el mundo entero, necesitas visionarios para darle forma




share