Actualidad

Winston Churchill escribió un curioso ensayo sobre posible vida alienígena que ahora sale a la luz

El político reflexionó sobre la posible existencia de vida extraterrestre, y realizó una serie de predicciones sorprendentemente acertadas

Con Europa al borde de la guerra, Winston Churchill reflexionó profundamente sobre la posible existencia de vida extraterrestre. Así lo atestigua un artículo inédito de 11 páginas recién descubierto. El texto, perdido durante décadas entre los archivos del National Churchill Museum en Fulton, Misuri, revela que Churchill no solo tenía madera de orador y estadística, sino que también era un amante de la astrofísica capaz de hacer visionarias predicciones.

En 1939, un año antes de convertirse en primer ministro, Churchill escribió su ensayo, titulado ¿Estamos solos en el Universo?, probablemente para que lo publicaran en el dominical News of the World. Se desconoce el porqué, pero su pieza nunca se imprimió y no fue hasta el año pasado cuando el director del Museo se lo encontró en un cajón.

Redactado con estilo sencillo para el gran público, Churchill expresó los requisitos que se siguen en la actualidad para buscar vida en otros planetas. Golpeó la vigente idea de la 'zona habitable', las regiones orbitales que no son demasiado frías ni demasiado abrasadoras para que exista agua en estado líquido, señalando que necesitan estar "a la distancia adecuada de su sol para mantener una temperatura adecuada". También dejó claro que los planetas con posible vida necesitarían "el tamaño adecuado para mantener su superficie de agua y posiblemente una atmósfera de algún tipo".

"Su lógica, su tren de pensamiento, refleja exactamente lo que pensamos hoy cuando pensamos en esta cuestión de la vida en otra parte", dice el reputado astrofísico Mario Livio, una de las pocas personas que ha podido acceder al documento.

El político inglés, que era admirador de HG Wells, redactó su ensayo al poco tiempo de que se radiara la adaptación radiofónica de La Guerra de los Mundos. Siguiendo la trama, razonó que, en nuestro Sistema Solar, solo Venus y Marte podían constituir otros lugares para albergar vida ya que el resto se encuentran demasiado cerca o lejos del Sol.

La persona que dirigió los destinos del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial dejaba apuntado en ese artículo: "No soy tan vanidoso como para pensar que mi sol es el único con su familia de planetas", pero sugirió que puede que sí "seamos el tipo de desarrollo físico y mental más elevado que haya aparecido jamás en la vasta esfera del espacio y el tiempo".

Un análisis agudo que, casi ocho décadas después, sale a la luz gracias a un hallazgo fortuito.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar