PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La última víctima de la censura en las redes sociales chinas es... Winnie the Pooh

H

 

Al Gobierno chino no le hacían ninguna gracia las imagenes del oso amarillo que los usuarios colgaban comparándolo con su presidente

PlayGround

17 Julio 2017 14:40

El Gobierno chino tiene un nuevo enemigo. Amarillo, simpático, regordete y adicto a la miel. Según informa The Financial Times, el popular personaje de Disney, Winnie de Pooh, se ha convertido en uno de los objetivos principales de los censores chinos.



Durante el fin de semana, numerosas publicaciones en las que aparecía el nombre del osito han sido retiradas de Weibo, el Twitter chino. Además, una colección de gifs con la imagen de Winnie de Pooh han sido eliminados de la plataforma de mensajería WeChat.

Los intentos de publicar los caracteres chinos para el nombre de Winnie en Weibo devolvían un solo mensaje:"el contenido es ilegal". Esto se debe a que las palabras “prohibidas” se agregan a la lista negra de los censores.

Suena a broma, pero el motivo principal del odio a Winnie parece ser las mofas y comparaciones que circulan por internet y que relacionan al presidente chino Xi Jinping con el dibujo animado.



Todo comenzó en 2013 cuando se viralizó un montaje en el que aparecía una imagen de Pooh y Tigger junto con una fotografía de Xi con Obama.



Un año más tarde, la magia de Internet volvió a aparecer con otra imagen de Xi estrechando manos, esta vez la del primer ministro japonés, Shinzo Abe. En esta ocasión, los usuarios compararon las dos imágenes con un fotograma de Winnie agarrando a otro de sus colegas.




En 2015, una imagen de Xi de pie durante un desfile en coche combinada con un coche de juguete de Winnie the Pooh se convirtió en la foto más censurada en China ese año.



Una cosa ha quedado clara de toda la polémica: el humor del Gobierno chino es más bien escaso. Y sirve de ejemplo perfecto para demostrar que escalada de censura en las redes sociales chinas de cara al próximo congreso del partido comunista en octubre ha alcanzado cotas absurdas.



share