Actualidad

Wal-Mart, Banksy y el arte de hacer dinero vendiendo proclamas anticapitalistas

En la cadena de hipermercados pueden encontrarse reproducciones de la obra de Banksy “Destroy Capitalism”

Wal-Mart, una de esas grandes empresas norteamericanas que es constantemente señalada como ejemplo de “todo lo malo del capitalismo”, una de las que peor paga a sus empleados a pesar de lo mucho que gana, se descubrió a sí misma vendiendo reproducciones de una obra de Banksy llamada “Destroy Capitalism”. ¿Importa esa contradicción?

La idea es más vieja que la tos: el capitalismo se basa en hacer dinero, en ver panoja. El cómo lo hagas, tráfico de drogas o de influencias, no acaba de importar. Y sin embargo todavía hoy sigue habiendo casos que hacen que levantemos las cejas. Aunque sólo sea por las capas de ironía acumulada.

Lo divertido del asunto es que la obra no es una llamada a las armas, sino un comentario -muy en la línea Banksy de acumular capas y capas de significados contradictorios- sobre precisamente la manera en la que el sistema de consumo asimila y desactiva las retóricas incendiarias de los que se posicionan como contrarios al mismo. Lleva pasando desde que el mundo es postfordista, ya sea en forma de camisetas del Ché, o de líneas de ropa 'Occupy' patrocinadas por raperos millonarios.

Los situacionistas describieron esta imposibilidad de escape de las dinámicas consumistas y la llamaron Sociedad del Espectáculo allá por los 60. Ha llovido bastante pero mal, y el economicismo invasor de la vida pública y privada en todo caso se ha visto progresivamente reforzado. Hoy los Sex Pistols ocupan el Berhska. Así que más allá de preguntarnos si los ejecutivos de la compañía serán o no conscientes de la acumulación casi absurda de ironías envueltas en la anécdota, tampoco vemos nada nuevo bajo el sol.

Quien no debió quedarse tan tranquilo fue el artista Eddie Colla, al ver como su obra “If You Want To Achieve Greatness Stop Asking For Permission” (un título muy acorde con esa retórica implacable de los grandes hombres de negocios) era vendida en el mismo lote Banksy, como si también fuera creación del artista británico. Pero no es así, y por tanto Colla, quien sí registró la obra a su nombre, se dispone ahora a iniciar acciones legales contra el gigante comercial. Sus responsables, de momento, han retirado los ítems de la venta en su web y, en una jugada típica, han culpado a terceras partes.

Una historia de esas de reír por no llorar, que demuestra a las claras que para tocar billetes no hace falta ser demasiado listo y que la dignidad o la conciencia de uno mismo son asuntos que sólo interesan a los pobres.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar