Actualidad

Violencia, espiritualidad y fascismo: la mujer que disparó a Mussolini

5 razones para leer 'La mujer que disparó a Mussolini', de Frances Stonor

1. ' La mujer que disparó a Mussolini' cuenta la historia de Violet Gibson, que en 1926 trató de cargarse al dictador italiano. El libro de Frances Stonor Sauders también son muchas otras cosas: una biografía, un ensayo sobre el fascismo, un pedazo de historia, un retrato de la clase pudiente irlandesa de principios de s. XX y una lección sobre el contenido político de la espiritualidad y el oscurantismo.

2. Sabemos que estamos ante una buena historia cuando los hilos de la trama parecen llevar necesariamente al desenlace. Esto es relativamente fácil cuando se trata de una novela o de un cuento: los personajes, marionetas en nuestras manos, avanzan según el destino que nosotros les otorgamos. Lo difícil es transformar el azar y la contingencia de la historia en un relato implacable que genere en el lector la sensación de necesidad: Violet Gibson debía acabar disparando su revólver Lebel 8mm contra el tabique nasal de Benito Mussolini.

3. ¿Qué habría pasado si en el segundo disparo la pistola no se hubiera encasquillado y la bala hubiera cruzado la plaza hasta la frente de Il Duce, acabando con la vida de esta pieza fundamental del fascismo europeo? Recuperar el heroísmo inconsciente de Violet Gibson nos confronta con el valor de la violencia en la lucha ciudadana. Hoy en día todos debemos condenar públicamente el uso de la fuerza y aceptar que una buena batucada es mucho mejor que quemar contenedores. Lo vivimos en Gamonal, donde la prensa transformó la violencia en vandalismo, y el vandalismo en terrorismo pro-etarra. También lo podemos comprobar en Kiev, donde los ciudadanos acaban de tomar el Ministerio de Justicia por la fuerza. ¿Hasta qué punto la violencia popular puede ponerse al servicio de la lucha revolucionaria? ¿Es esta misma violencia popular la que el fascismo italiano consagró en la figura de Mussolini?

4. 'La mujer que disparó a Mussolini' es una fotografía íntima del fascismo. El gobierno del Il Duce, como el de todo sistema totalitario, se basaba en buena medida en su carisma. La bala que no consiguió rebanar la nariz de Mussolini lo encumbró más todavía como héroe y santo. Su halo de mártir de la patria reforzó la aceptación pública de la doctrina fascista. No es un hecho banal que tuviera que ser la policía del régimen italiano quien impidiera que la turba ciudadana despedazara a Violet Gibson por haber disparado contra su salvador.

5. Stoner convierte a Benito Mussolini y Violet Gibson en personajes de una novela de Virgina Woolf. Los vemos interpretar su propia tragedia como si los estuviéramos contemplando encerrados en una habitación de la casa de enfrente. Mussolini convertido en un gato que siempre cae de pie y Violet Gibson convertida a la teosofía.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar