Actualidad

Estas víctimas de malformaciones tienen un durísimo mensaje para la industria farmacéutica

Los culpables en el caso de la talidomida se libran de pagar indemnizaciones

“La ética no debería prescribir”. Este es el lema con el que personas afectadas de talidomida han querido felicitar de manera sarcástica el recurso con el que la farmacéutica alemana Grünenthal ha conseguido librarse de indemnizarles.

La talidomida era un sedante para paliar las náuseas de las embarazadas que comercializó la empresa Grünenthal en muchos países del mundo. Sin embargo, provocó graves malformaciones en los fetos y afectó a miles de bebés nacidos entre 1957 y mediados de los años sesenta. A pesar de que se prohibió en 1961, en nuestro país no se retiró hasta dos años más tarde. La asociación de afectados AVITE calcula en 3.000 los casos en España.

El pasado mes de octubre, las víctimas recibieron el mazazo: la Audiencia Provincial de Madrid anulaba las indemnizaciones que deberían recibir. Se aducía una prescripción del caso. El pago había sido fijado un año antes en 20.000 euros por cada punto porcentual de minusvalía reconocido, una cantidad total que ascendía a 200 millones de euros.

La sentencia ha atendido el recurso de Grünenthal, considerando que la acción ejercida por AVITE debería haberse producido a partir de la mayoría de edad de las víctimas, es decir, entre los años 1979 y 1980: una decisión difícil de entender teniendo en cuenta los gravísimos daños que produjo.

Así, mientras en países como Alemania ha habido indemnizaciones millonarias, en España estas personas anónimas han vuelto a ser traicionadas por la empresa farmacéutica.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar