Actualidad

El Supremo permite que Trump cierre las puertas de EEUU a los ciudadanos musulmanes

El presidente consigue una victoria parcial en la aplicación de su discriminatorio veto migratorio

Getty Images

Donald Trump ha conseguido materializar parte de su dicriminatorio veto migratorio. Después de que las dos anteriores órdenes ejecutivas fuesen judicialmente bloqueadas, el Tribunal Supremo se ha posicionado a favor de que el presidente prohíba la entrada a Estados Unidos a los ciudadanos de países que considera peligrosos.

Así lo hizo ayer al acceder de forma unánime a revisar la segunda orden ejecutiva aprobando parcialmente su aplicación. A pesar de que con ello han suspendido durante 120 días el programa de refugiados y han detenido durante otros 90 la concesión de visados, los jueces impusieron algunos matices que convirten el actual veto migratorio en una política menos severa que las dos versiones originales.

Los ciudadanos de Irán, Libia, Somalia, Siria, Sudán y Yemen – Irak ha salido de la lista después de que acordara establecer mejores relaciones con EEUU – solo podrán entrar en el país para visitar a familiares, aceptar un empleo, ir a la universidad o pronunciar un discurso. También podrán hacerlo en el caso de tener un visado previamente, residencia permanente o doble nacionalidad.

                                                                                                                                                                                              AFP

Aunque la entrada no podrá ser denegada a las personas de esta nacionalidad que tengan "una relación genuina con una persona o con entidad de Estados Unidos". Una premisa que, como ha denunciado el escritor Moustafa Bayoumi en The Guardian, ayudará a muchos a entrar en el país, pero no evitará que se discrimine a muchos otros por su procedencia.

Después de meses de batallas legales, a Trump le sobraron los motivos para abrazar la decisión del Tribunal Constitucional como una victoria política. "Es una clara victoria de nuestra seguridad nacional. Como presidente, no puedo permitir que la gente de nuestro país que quiera hacernos daño", exclamó.

La aplicación de esta medida, que se forjó en las promesas electorales del ahora presidente, abre un debate en el cual los jueces tendrán que dictar si las prioridades de seguridad nacional del presidente prevalecen por encima de evitar políticas discriminatorias.

Solo podrán entrar en el país para visitar a familiares, aceptar un empleo, ir a la universidad o pronunciar un discurso

La directora legal del National Immigration Law Center, Karen Tumlin, aseguró que los defensores de los refugiados y otros inmigrantes reclamarán que se prohíba el decreto. "Creemos que es repugnante que puedan ser tratados de manera diferente debido a su origen o cómo eligen orar", dijo a periodistas.

Por su parte, el director legal de Human Rights First, expresó su preocupación ante el desamparado estado en el que quedarán muchos refugiados. "La decisión del tribunal dejará a los refugiados varados en situaciones difíciles y peligrosas en el extranjero. Muchas de estas personas pueden no tener 'relaciones de buena fe', pero tienen razones para pensar en Estados Unidos para su protección".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar