PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

De V de Vendetta a Los Juegos del Hambre: cuando el activismo se inspira en el pop

H

 

Los tailandeses utilizan el saludo de la famosa trilogía para manifestar su oposición al golpe de Estado

Leticia García

03 Junio 2014 12:06

Decenas de personas reunidas en el centro de la ciudad, en silencio, levantan tres dedos de la mano derecha; al instante, la policía aparece y detiene a algunos de los manifestantes.

La escena suena a Los Juegos del Hambre, y sin embargo se trata de un suceso ocurrido la semana pasada en Tailandia, donde un grupo de oponentes al golpe de Estado decidió adoptar el símbolo de resistencia pacífica que aparece en la película. Mientras en Panem, la región ficticia que retrata la cinta, el saludo con tres dedos es visto como una rebelión al sistema, en Tailandia los manifestantes contactan a través de las redes sociales, aparecen en los puntos más transitados del país, saludan, y acaban siendo perseguidos.

A veces, lamentablemente, con idénticos resultados, la realidad supera la ficción.

Avatar en Palestina

Si los tailandeses se han visto reflejados en la trilogía de Suzanne Collins, los palestinos lo hicieron en la trama de Avatar. Por eso decidieron manifestarse disfrazados de Na'vi, el pueblo indígena que protagoniza la película. Para los habitantes de la localidad palestina de Bilin, la piel azul y las largas pelucas negras simbolizan perfectamente la oposición a la invasión israelí. Al mismo tiempo consiguen una repercusión internacional que no tendrían vestidos con vaqueros y camisetas.

La estrategia de trasladar iconos cinematográficos a movimientos sociales reales tiene unos triunfadores indiscutibles: Anomymous. Las máscaras de Guy Fawkes que luce este colectivo de hacktivistas se han convertido en una seña de identidad tan potente que muchos han dejado de asociarlas a V de Vendetta, y empiezan a relacionarlas directamente con las protestas anticapitalistas.

Queda por ver si el saludo tailandés correrá la misma suerte. Y, sobre todo, cuál será la siguiente película elegida para inspirar las próximas protestas sociales.

share