Actualidad

Estados Unidos bombardea Siria por segunda vez

El ejército defiende que atacaron porque el convoy sirio se dirigía a una zona restringida

Estados Unidos ha dado otro paso al frente en el conflicto sirio. Este jueves, las fuerzas armadas norteamericanas bombardearon un convoy de Al Assad en la ciudad de Al Tanf, cerca de la frontera jordana al sur de Siria.

El convoy pro-gubernamental viajaba hacia una zona restringida donde Estados Unidos y fuerzas especiales británicas entrenan a los rebeldes sirios para luchar contra el Estado Islámico, según señalaron funcionarios estadounidenses a Reuters. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (SOHR por sus siglas en inglés)  señaló que han muerto ocho combatientes durante el bombardeo.

Estados Unidos sigue teniendo como objetivo principal aniquilar a Estado Islámico. Aún así, este ataque supone un acercamiento significativo a las fuerzas progubernamentales sirias, que ignoraron los disparos de advertencia que hicieron las fuerzas estadounidenses con la intención de que el convoy cambiase de rumbo.

El nuevo ataque no supone un cambio de estrategia de Washington en Siria, como tampoco lo fue el bombardeo del pasado mes de abril a la base aérea siria como respuesta a la agresión química. El mismo secretario de Defensa, Jim Mattis, señaló que el papel de Estados Unidos en Siria no ha cambiado y que iban a "defender las tropas" norteamericana.

El Gobierno sirio, por su parte, ha condenado duramente el ataque. "Este ataque descarado por la llamada coalición internacional expone la falsedad de sus pretensiones en la lucha contra el terrorismo", ha declarado este viernes una fuente militar siria según recoge Al-Jazeera. "Este tipo de acciones que se llevaron a cabo en contra de las fuerzas armadas sirias ... [son] completamente inaceptables", ha dicho por su parte Gennady Gatilov, vicecanciller de Rusia.

La región del sur de Siria, donde las fuerzas estadounidenses han bombardeado, es donde está el nuevo foco de conflicto. En esta zona, entrenan lo rebeldes armados por norteamericanos para luchar contra Estado Islámico y también es la ruta principal del gobierno sirio para obtener armas de Irán. El conflicto se ha intensificado en la región después de que ninguno de los dos bandos quisiera ceder terreno.

La destrucción de Estado Islámico es el único objetivo en común que tiene Estados Unidos con Damasco y con el resto de fuerzas internacionales que operan en Siria, aunque entre ellos tengan intereses cruzados en la guerra que empezó hace ya seis años.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar