Actualidad

El arresto de Julian Assange acaba de convertirse en una prioridad para EEUU

Las autoridades estadounidenses están preparando los cargos para poder encarcelar al fundador de Wikileaks


Después de siete años deseando verle entre rejas, las autoridades estadounidenses finalmente han encontrado la forma de presentar cargos contra el fundador de Wikileaks, Julian Assange, para arrestarle, según dijeron funcionarios estadounidenses a la CNN. Sin embargo, pretenden hacerlo a partir de una justificación que, en un futuro, podría perjudicar a la libertad de información.

El mundo conoció a Wikileaks en 2010, cuando publicó miles de archivos robados por la exanalista de inteligencia del Ejército de Estados Unidos, Chelsea Manning, que revelaban que su país había permitido torturas sistemáticas en la guerra de Irak.

Fue allí cuando empezó una investigación del Departamento de Justicia sedienta de venganza que solo respondía a un objetivo: encarcelar al hombre que podía poner en peligro sus secretos.

Pero tuvieron que contenerse. Durante la administración del expresidente Barack Obama, funcionarios estadounidenses reconocieron que su caso entraba en conflicto con la Primera Enmienda porque rotativos como The New York Times también habían publicado documentos filtrados por Manning. 

Sin embargo, la semana pasada el director de la CIA, Mike Pompeo, alegó que la labor de Wikileaks sobrepasa los límites de la actividad amparada por la Primera Enmienda haciéndole responsable de la filtración de Manning.

"Wikileaks dirigió a Chelsea Manning para interceptar información secreta específica que se centra principalmente en Estados Unidos. Es hora de llamar a WikiLeaks por lo que realmente es: un servicio de inteligencia hostil que suele ser incitado por actores estatales como Rusia. Julian Assange no tiene libertades en la Primera Enmienda, está sentado en una embajada en Londres y no es ciudadano estadounidense", sostuvo Pompeo.

Unas declaraciones que vienen después de que Wikileaks filtrara documentos que presuntamente prueban que la CIA cuenta con la tecnología para romper la encriptación de servicios de mensajería privada, como WhatsApp, y para grabar conversaciones a través de Smart TVs.

Sin embargo, las ganas de EEUU de detener a Assange podrían llevarle a un conflicto político con Ecuador, cuya embajada lleva años siendo su refugio para evitar ser arrestado por las acusaciones de violación en Suecia. Y, a pesar del cambio de Gobierno, continúa siendo intocable en territorio ecuatoriano.

Pero a EEUU esto no le importa. Como anunció este jueves en una rueda de prensa el fiscal general de EEUU, Jeff Sessions, el arresto de Assange es ahora una "prioridad". "Tenemos profesionales que han estado en el sector de la seguridad del país durante muchos años y están conmocionados por el número de filtraciones que ha habido, muchas de las cuales son bastante graves. Ya hemos empezado a intensificar nuestros esfuerzos y sea por el caso que sea, vamos a intentar poner a algunas personas en la cárcel".

El director de la CIA, Mike Pompeo, alega que la labor de Assange va más allá de la Primera Enmienda y que, por tanto, pueden arrestarlo

Sin embargo, para el director de American Civil Liberties Union's Speech, Privacy and Technology Project, Ben Wizner, el hecho de imputar cargos a Assange implicaría una amenaza a la libertad de información que, en un futuro, podría perjudicar otras empresas de comunicación.

"Nunca en la historia de este país se ha procesado a un editor por presentar información veraz al público. Cualquier procesamiento a WikiLeaks por publicar secretos del gobierno establecería un peligroso precedente que el Gobierno de Trump seguramente utilizaría para apuntar a otras organizaciones de noticias", dijo Wizner a la CNN.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar