Actualidad

"Los bastardos americanos no estarán muy contentos con este regalo enviado el 4 de julio"

El norcoreano Kim Jong-un amenaza a EEUU tras el lanzamiento de su último misil de largo alcance y EEUU responde con más ejercicios militares

Reuters

El lanzamiento del misil balístico intercontinental (ICBM) Hwasong-14 que lanzó exitosamente este lunes Corea del Norte ha puesto a Estados Unidos en alerta.

Los expertos indicaron que en esta ocasión voló más alto y que estuvo más tiempo en el aire que en las anteriores demostraciones de fuerza balística de Kim Jong-un. Algo que le haría capaz de caer incluso en Alaska. Después de que los expertos también lo calificaran como un importante hito en el programa nuclear de Corea del Norte, es inevitable pensar que Pyonyang está cada vez más cerca de construir el arma nuclear con la que podría perpetrar su deseado ataque a EEUU.

Ante esta amenaza, EEUU y Corea del Sur realizaron ayer una prueba de misiles balísticos a modo de advertencia, según reconocieron funcionarios de Seúl. Un mensaje amenazador con el que demostraron que no solo Kim cuenta con un destructor programa nuclear y con el que de paso desafiaron a Rusia y China, que habían reclamado que no se ejecutara dicho ejercicio. "Tenemos que mostrar claramente nuestra disposición de defensa antimisiles a Corea del Norte", dijo en un comunicado el gobierno surcoreano.

El lanzamiento conjunto de ambas potencias fue la respuesta más gráfica a la amenaza que supone el dictador. Pero las palabras del secretario de Estado de EEUU, Rex Tillerson, fueron más allá al hacer un llamamiento mundial que tiene por objetivo detener al régimen norcoreano.

Resultado de imagen de corea del norte armas nucleares

                                                                                                                                                                   Associated Press (AP)

"La prueba de un ICBM representa un incremento de la amenaza a la que está expuesta Estados Unidos, nuestros aliados y socios, la región y el mundo. Todas las naciones deben demostrar públicamente a Corea del Norte que hay consecuencias en su desarrollo de armas nucleares", alertó en un comunicado .

Las declaraciones de Tillerson surgieron después de una declaración de Kim presagiaba un posible desastre. A través de la agencia estatal de noticias norcoreana (KCNA), dijo que su largo enfrentamiento con Washington se encontraba en su "etapa final" y que, "mientras no abandone su política hostil" contra Pyonyang, no negociará para detener su programa nuclear.

"Los bastardos americanos no estarían muy contentos con este regalo enviado el 4 de julio", alegó Kim a través la misma agencia que aseguró que había ordenado a sus científicos "enviar frecuentemente grandes y pequeños paquetes de regalo a los yankees".

En esta ocasión el misil voló más alto y estuvo más tiempo en el aire que en las anteriores demostraciones de fuerza balística de Kim Jong-un. Algo que, incluso, le haría capaz de precipitarse en Alaska

El hecho de que el llamamiento a las potencias mundiales de Tillerson tuviese lugar después de que se conocieran estas amenazas, indican que EEUU teme que el poder el grado de destrucción del arma sea real.

Por ahora se desconoce si el siguiente paso que darán las potencias implicadas en esta crisis les llevará a un terreno aún menos conciliador. Aunque la reunión de emergencia de hoy entre el Consejo de Seguridad de la ONU, EEUU y otros países, será decisiva para determinar cuáles serán las medidas más duras que se impondrán a Pyongyang.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar