Actualidad

La sanción multimillonaria a Google: una cuestionable tarjeta roja al monopolio

La UE acaba de marcar un importante precedente castigando con una "multa ejemplificante" el abuso de la compañía valiéndose de su buscador

Google ha sido sancionado con una multa récord de 2.424 millones de euros por parte de la Unión Europea. Se trata de la mayor multa que Europa impone para castigar la vulneración de las normas de competencia.

La sanción vendría a ser una tarjeta roja a un juego suicio en el que aprovecha su posición privilegiada como motor de búsqueda para colocar en los primeros resultados su propio servicio de compras. Algo que, según la las normas de competencia de la UE, sería un absoluto abuso.

"Lo que Google ha hecho es ilegal bajo las normas antitrust de la UE", sentenciaba Margrethe Vestager, comisaria europea de Competencia.

En 2004, Google decide entrar en el mercado de comparadores de compra con un servicio llamado Froogle que permitía a los usuarios comparar productos y precios en línea. El problema es que Google se da cuenta de que Froogle no funciona, no tiene éxito. Tras siete años de investigación, se ha denunciado que el gigante de Sillicon Valley comenzó a privilegiar ese servicio, que luego se llamó Google Shopping, en su actividad de búsquedas.

Así, habría manipulado el algoritmo de búsqueda de la compañía para que dejara de ser objetivo en visibilizar los portales de comparadores de precios más competitivos. Google, rompiendo las reglas, habría puesto Google Shopping entre los aparecen arriba.

Y la trampa tiene un efecto potente. Los diez resultados de búsqueda de la primera página reciben alrededor del 95% de todos los clics de los internautas y el resultado superior, el 35%. Como la compañía posee el 90% de la cuota de mercado europeo como buscador, adivinen qué servicio de comparador de precios les aparecía en el ranking a los usuarios europeos. Dirigiendo gran parte del tráfico a Google Shopping, páginas rivales -de las que no se aportan nombres- cayeron estrepitosamente en visitas. En Alemania la visitas de las páginas rivales se desplomaron en un 80%.

Margrethe Vestager durante la conferencia de ayer

"Las prácticas de Google han privado a millones de consumidores europeos de todos los beneficios de la competencia, la elección genuina y la innovación", remarcaba Vestager.

"Debe ser feroz la competencia entre los servicios de comparación de compras, y esto es exactamente el sentido de este caso: que Google ha utilizado su posición dominante en la búsqueda en Internet general para promoverse y degradar sus rivales de servicios de comparación de compras en este mercado en particular", concluía.

La multa representa el 2,7% de los ingresos anuales de Google. La compañía tiene un plazo de 90 días para terminar con esta conducta o se sumarán multas adicionales de hasta un 5% del volumen mundial diario de Alphabet, su empresa matriz. La compañía ha anunciado su desacuerdo y recurrirá al Tribunal de Justicia de la UE. Y puede que razones tenga.

En defensa de la compañía se ha hecho hincapié en una paradoja. Los principales competidores de Google en este segmento no son pequeños portales como Rakuten o Idealo, sino Amazon o eBay. Se argumenta que al no permitir a la compañía valerse de sus recursos, se le resta poder para combatir a los otros gigantes desterrándole fuera del juego mientras que se refuerza a los otros. Como si con este movimiento, la UE no hubiera apostado por la competencia sino que la hubiera condenado quitando a una de las ya limitadas opciones más fuertes.

¿Ha favorecido la UE ha Amazon o eBay siendo su matona a sueldo?

Según las normas, no. Pero esas normas, para muchos, están anticuadas. " A Google se le han aplicado un Tratado redactado hace más 50 años y no ha cambiado para ajustarse a la economía basada en Internet", recuerda a PlayGround Fernando Diez Estella, profesor de Derecho Mercantil del Centro Universitario de Villanueva.

"¿Por qué a una compañía no va a poder valerse de sus propias posibilidades? Ningún usuario está obligado a usar Google, no es el único buscador que existe así que no implica pasar por su aro. Por lo tanto, debería estar en su derecho de priorizar sus propios servicios", declara Diez Estella.

Por eso la tarjeta roja a Google -con una insólita multa- es para muchos cuanto menos cuestionable y discutible.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar