Actualidad

Turismo, trabajo y urbanismo: ¿qué futuro hay para los jóvenes en Barcelona?

Hablamos con algunos de los nombres implicados en el proyecto #ffbcn

Recientemente se puso en marcha el proyecto #ffbcn, un foro de discusión dedicado a “dibujar el futuro de Barcelona”, en donde se discuten asuntos como la tecnología, el ocio, el turismo, la sostenibilidad o el emprendizaje. En un momento de fracturas y nuevos movimientos sociales, y de fuerte discusión sobre la marca Barcelona, la gentrificación y la ciudadanía, nos asomamos al encuentro a hablar con algunas de sus partes implicadas.

El residente debe recuperar su intimidad y capacidad de hacer su vida sin un estrés constante de visitantes”, Mohamed El Amrani, turismo

1. En 2011 Barcelona obtuvo el certificado de turismo responsable Byosphere World Class Destination. ¿Crees que lo merecía o lo sigue mereciendo?

Sí. Este tipo de certificaciones deben superar toda una fase de reconocimiento y análisis. Barcelona en los últimos años y delante de la gran cantidad de persones que nos visitan se ha visto obligada a poner en marcha estrategias que favorezcan un turismo con conciencia. Creo que Barcelona se lo merece por el esfuerzo y por la intención de querer generar esa buena sinergia. Aunque queda muchísimo trabajo por hacer.

2. ¿Cómo imaginas una Barcelona sin turismo?

Barcelona y el turismo siempre han tenido una relación complicada, pero nunca hasta el punto de divorcio. No me la imagino sin turismo. Cuesta creerlo. Es una ciudad con un gran potencial turístico y a lo largo de los años ha demostrado que es además capaz de gestionar eventos de suma importancia. Este sector representa el 11,2 del PIB de la ciudad... imagínate el desastre en materia económica que eso supone si no existiera.

3. En un momento en que es difícil hallar sectores de negocio pujantes o estables, y en la confirmación de un modelo económico capitalista y cortoplacista, ¿crees que la industria del turismo quiere ser responsable?

En un mundo tan hiperconectado como el actual la industria turística es consciente que debe reinventarse a los nuevos tiempos. Si no cuidamos el entorno y tenemos la capacidad de propiciar una ciudad amable estamos predestinados a poner en peligro el sector. No sé si quiere, pero debe hacerlo para su mismo bien.

4. Hablas de que la defensa a ultranza de la Marca Barcelona puede haber llevado a una falta de autocrítica. ¿Cuáles son, en tu opinión, los grandes errores del ayuntamiento de la ciudad a la hora de regular este sector o de implantar un modelo?

La gestión de la reputación ha sido siempre uno de los grandes retos de cualquier ciudad turística. Ser capaces de proyectar al mundo una imagen concreta no es fácil -y en eso se centran todos los esfuerzos de marketing. Pero las ciudades son más que un centro turístico, es un lugar donde pasan cosas y viven personas su día a día. Es inevitable que existan manifestaciones sociales y situaciones de tensión. Cuando ese interés de proyectar una imagen choca con un conflicto social se produce un extraño fenómeno por parte de las administraciones e incluso de algunos ciudadanos: la sobreprotección de la marca.

5- En una industria como el turismo, que se beneficia del espacio público, ¿cómo describirías hechos como que el Parc Güell sea de pago o que las ramblas estén tomadas por los turistas?

Entra dentro de la normalidad. En comparación con otros lugares de interés turístico a nivel europeo ya se aplican medidas recaudatorias de este tipo. Eso sí: siempre que el dinero se vuelva a invertir a beneficio del mismo sector. La rambla y cualquier dominio público es inevitable que se conviertan en una región de paso. El turismo busca pisar lo que realmente caracteriza Barcelona. La rambla sin duda es un motor clave.

6. ¿Cuáles son las claves para un turismo compatible con la vida de los ciudadanos?

La clave básica es el empoderamiento de los usuarios. En este caso tanto de los turistas como de los residentes. Se debe fomentar ecosistemas y ambientes que permitan a ambos desarrollar sus iniciativa. A la vez hay que fijar al residente y a la ciudad de Barcelona en el centro de todas las actuaciones, y no hay que centrarla en el turista. El residente debe recuperar su intimidad y capacidad de hacer su vida sin un estrés constante de visitantes. Eso es difícil, y por eso las políticas de acción se deben realizar desde nuevos paradigmas, dándole la vuelta a todos los planteamientos antiguos.

7. Apuntas a los drones y a que los ciudadanos que lo deseen estén a disposición de los turistas por Whatsapp o les hagan souvenirs artesanales. Sin un cambio de modelo, ¿es posible que el ciudadano que no se beneficie directamente del turismo deje de estar enfadado con visitante?

Antes de empezar a poner en marcha una iniciativa como la que planteo debemos ser capaces de hacer mucha pedagogía. El trabajo previo tiene que ser de fomentar este acercamiento. Explicar los motivos y los beneficios para ambos. La comunicación es clave. Cambiar los esquemas actuales siempre es un reto, pero de eso se trata.. de imaginar el futuro.

8. ¿Crees que el Ayuntamiento/ Generalitat escucha lo suficiente a las numerosas voces, tanto de expertos como de ciudadanos, que alertan del modelo? Barcelona World o el plan para los amarres de superyates parecen indicar que el sistema actual debe aprovecharse hasta que alguien le ponga freno…

Nos encontramos en una situación económica muy difícil, muy complicada y que pone en riesgo la dignidad y la vida de muchas personas. Pero no debemos dejarnos llevar por las acciones fáciles o de dudoso éxito. La crisis es una oportunidad para replantearnos los modelos actuales y debemos de ser capaces de imaginar nuevas maneras de hacer las cosas. Efectivamente, en muchas ocasiones hace falta escuchar más a las partes implicadas. El dialogo, la concordia y la diversidad de opinión son otra gran riqueza de la ciudad de Barcelona, que debe ser puesta en valor.

“Esto va de solucionar problemas; no de molar más”, Santi Pozo, arquitectura y urbanismo

1. ¿Cómo valoras la conversión de Barcelona a Smart city?

Creo que miramos en la dirección correcta, pero no hemos de perder el tiempo en los pequeños detalles. Iniciativas como la red ortogonal de autobuses deberían tener infinita más difusión que el wifi gratuito de paseo de gracia. Hay grandes proyectos en marcha, pero no hemos de caer en el populismo. Esto va de solucionar problemas, no de "molar" más.

2. La política pública parece tener problemas para gestionar una ciudad exitosa como Barcelona y al mismo tiempo garantizar el bienestar y los derechos de todos los ciudadanos. ¿Qué ejemplos de tecnología crees que han mejorado la vida de los barceloneses?

Nunca llueve a gusto de todos, pero también hay que comprender la dificultad de gestionar este renacer de la ciudad condal. Para mi, la mejor tecnología es la que se centra en mejorar la comunicación entre los ciudadanos, por eso no me centraría en que la tecnología ha mejorado nuestras vidas, sino en los ejemplos de uso que lo han hecho. La tecnología, sin duda, es internet, y en cuanto al uso… sigo muy de cerca los ejemplos de consumo colaborativo (bicing, uber, airbnb), la integración de opinión pública en decisiones administrativas (smart citizen) y la autosuficiencia energética.

3. ¿Crees que las administraciones usan la tecnología de una forma más publicitaria que eficaz para los ciudadanos? ¿O vamos por buen camino? Hablas de las smarts cities, pero también de que ningún sistema artificial ha igualado a una persona. Y si hablamos de urbanismo, ¿debe la tecnología ser más una herramienta que un objetivo en sí mismo?

Las nuevas tecnologías y sus usos los creamos entre todos, pero es inevitable que la administración pública se fije en primer lugar en las que tengan una publicidad más fácil (wifi gratis y cosas así). Se trata del huevo y la gallina, de la causa y la consecuencia, de la publicidad y la eficiencia: tras uno, llegará el otro. Al principio todos nos fascinábamos fácilmente con una fibra óptica en nuestra casa, pero cada vez seremos más exigentes y la administración tendrá que superarse a si misma para satisfacernos. Me gusta ver la tecnología como una herramienta para dibujar el camino, la herramienta más poderosa de todas.

4. Propones beneficios como pagar menos a mayor uso de un transporte, vagones sin teléfonos, pedalear sin riesgos o encontrar todos los semáforos en verde. ¿Crees que los pequeños-grandes detalles son los que hacen que un ciudadano decida cambiar de método de transporte? ¿Nos tenemos que fijar más en lo micro y menos en lo macro?

Soy de la opinión que los detalles marcan la diferencia. Siempre. Creo que el sentimiento de rechazo hacia un trato masivo es cada vez mayor: a todos nos gusta que nos hablen personalizadamente y escuchen nuestro problema particular.

5. A grandes rasgos, ¿cómo crees que ha evolucionado el urbanismo de Barcelona en las últimas dos décadas? Aquí hay un amplio espectro de opiniones: entre una ciudad pensada para el turismo y las compras hasta la ciudad de las personas. Mucha gente se queja de que no se resuelven sus problemas reales mientras se invierte en innovación que una minoría disfruta.

Yo no soy ningún experto en urbanismo, y menos en historia, así que no puedo decir qué ha hecho o dejado de hacer la ciudad. Sólo se que de todos los estudios y encuestas que muestran para justificar cada nueva implementación a mi nunca se me ha preguntado nada. Así que lo único que puedo decir es que ha evolucionado como unos cuantos han decidido, mejor o peor, eso no importa. Ahora toca mirar hacia delante y cambiar esto. Hay que preguntar a todo el mundo y ver qué es lo que realmente quiere la sociedad. Y hoy, gracias a la tecnología, esto es posible.

6. Las ciudades inteligentes, ¿podrán superar la brecha digital? ¿Podría ser la tecnología una nueva forma de gentrificación?

Probablemente es uno de sus mayores retos, pero tengo grandes esperanzas. Proyectos como el de Adrian Latorre o Adrià Recasens en el mismo #ffbcn hacen accesible la tecnología para aquellos más novatos de una manera excepcional. Y en cuanto a la accesibilidad por costes, sabemos que actualmente hay países con mejor tecnología y más económica, y nos llegará, así que es sólo cuestión de tiempo que el precio tampoco sea una barrera para nadie. El objetivo de la tecnología es precisamente el de hacer partícipe a todo el mundo, así que no tendría ningún sentido escurrir el bulto mirando hacia otro lado.

7. No haces ninguna referencia al encarecimiento del transporte público. ¿Crees que el precio no es determinante? ¿Crees que el coste sería uno de los elementos protagonistas de la monitorización infinita que propones?

No estoy del todo de acuerdo, simplemente no abordo el tema del precio por billete directamente, porque me parece una consecuencia; no una causa. Prefiero atacar a la reducción de infraestructuras mal planificadas, al objetivo de atraer nuevos usuarios, a la flexibilización de las redes par reducir pérdidas potenciales en caso de baja aceptación pública, etc. Esto son causas, y su consecuencia es un transporte más barato. En los tiempos que me han tocado vivir, la "butxaca", como decimos aquí, es el centro de todo. De nada me sirve un tren con wifi, sofá cama y que no contamina si pierdo dinero yendo a trabajar.

8. ¿Hasta qué punto la tecnología puede ayudar a cambiar cosas que las administraciones se resisten a cambiar por cuestiones presupuestarias o prioridades políticas?

Este es mi objetivo más secreto. La tecnología se ocupa de hacer que la administración sea simplemente eso, quien administra, pero no quien decide como se hace. La tecnología va a dar tanta voz pública a la sociedad que es absurdo no hacerle caso. Nunca los políticos lo habrán tenido más fácil para contentarnos a todos y seguir en su mundo; sería de burros no hacerlo.

“Hace falta inculcar una cultura de prácticas entre la juventud actual”, Carmina Solà, trabajo

1. En tus artículos explicas que quieres poner la moda las prácticas entre estudiantes, y que hace falta un cambio de mentalidad. ¿Por qué crees que los estudiantes tienen esa visión de “tiempo perdido” de las prácticas?

Muchos estudiantes valoran las prácticas como una explotación más que como un bagaje positivo. Estamos demasiado bien acostumbrados y en muchos casos, ni nos molestamos a echar un vistazo a las ofertas y posibilidades que tenemos. Es más fácil quejarnos que informarnos. El desconocimiento es en muchas ocasiones la causa de esta visión de los estudiantes, nadie habla de sus ventajas y tienen más peso los comentarios negativos.

El hecho de no realizar tantas prácticas laborales desde edades más tempranas creo que principalmente es un factor cultural, nuestro país carece de una cultura de prácticas extendida entre los jóvenes. Muy poca gente hace prácticas desde el principio de su carrera, así que la tendencia es asumir que si poca gente lo hace es porque no es tan necesario. Es fundamental transmitir que lo que ellos ven como tiempo perdido se traduce en experiencias ganadas. A nivel personal continuamente experimento los frutos del tiempo y esfuerzo dedicado a mis prácticas laborales. Por ejemplo, actualmente estoy en Airbus durante un año entero gracias a haber realizado prácticas el verano pasado durante 6 semanas. Mi estancia durante el verano pasado me permitió conocer a la gente y departamento en el que estoy actualmente.

Por otro lado, también hace falta considerar el entorno de estos jóvenes y estudiantes. Si ni si quiera las propias universidades o empresas facilitan e impulsan las prácticas laborales, ¿por qué iban a molestarse los estudiantes? Hace falta inculcar una cultura de prácticas entre la juventud actual, concienciar tanto a empresas, estudiantes y universidades de los beneficios que supone para los tres ejes. El tema está mas desarrollado en mi primer artículo.

2. ¿Qué es la gamificación?

En mi opinión la gamificación consiste en extraer el formato y el propósito de los juegos para aplicarlo a otros ámbitos. Es una gran vía de innovación para las empresas y una forma de atraer a clientes. Esta herramienta ya ha sido usada en diferentes ámbitos del sector laboral y en otros entornos como en el campo de la educación. Un ejemplo de gamificación es Nest. Una empresa adquirida por Google recientemente que ha logrado incorporar la gamificación en la regulación del consumo de energía en el hogar a partir de unos termostatos de última generación que se controlan mediante una aplicación móvil.

3. ¿Crees que un videojuego en el que se premie el espíritu competitivo (también nombras la “adicción” y la "motivación") es algo que necesitan las empresas del futuro? ¿Por qué?

Considero importante potenciar un espíritu competitivo entre los jóvenes, pero no solo entre ellos sino también consigo mismos. Es muy importante intentar superarse personalmente a diario, querer ser mejor y no tener una actitud conformista. Está claro que ningún extremo es bueno y la clave está también en combinar la competitividad con valores éticos como el trabajo en equipo, la cooperación en busca del bien común y la diversión. Los conceptos de diversión y trabajo son dos ideas que resultan difíciles de combinar para mucha gente. La clave está en dedicarte a lo que te apasione, y mientras te diviertas, el trabajo dejara de ser trabajo. El proceso de aplicación y selección de las prácticas laborales busca también reflejar estas virtudes y mentalidad.

4. ¿Qué coste crees que tiene que tener para una empresa tener a un estudiante de prácticas?

Yo no lo consideraría un coste sino una inversión para el futuro de la empresa y del sector laboral en general. Es cierto que la empresa invierte su tiempo, conocimiento y dinero, pero si lo hace satisfactoriamente, el retorno será mucho mayor. Hace falta que las empresas crean en los jóvenes, que los jóvenes sientan que las empresas los quieren y no los vean como un coste sino como una inversión. Al fin y al cabo, la gente es el activo más importante del que disponen las empresas. Así que invertir en la formación de los jóvenes mediante las prácticas laborales es seguramente a largo plazo una de las inversiones más rentables para la empresa. Los jóvenes son el futuro, su formación es clave para tomar el relevo de la generación actual.

5. ¿Crees que las prácticas deben ser remuneradas?

Sí, creo que las prácticas tendrían que ser remuneradas. En países como Inglaterra es casi inconcebible el hecho de realizar prácticas no remuneradas. Obtener dinero a cambio es un gran aliciente a la hora de motivar a los estudiantes para hacer prácticas. Por ejemplo en países nórdicos, los estudiantes universitarios pasan a mantenerse mediante la ayuda de las subvenciones del gobierno. De esta forma, los estudiantes dejan de depender de la ayuda económica de sus respectivas familias al empezar la universidad. Por lo tanto, es muy común que durante los veranos los estudiantes realicen prácticas en diversas empresas para así poder empezar a pagar su deuda universitaria. La necesidad de ganar dinero es la motivación que también les lleva a adquirir un gran bagaje de experiencia profesional. Es otra mentalidad y cultura, obviamente no hay que plagiar su sistema pero sí creo que tiene aspectos positivos de los que se puede aprender.

6. ¿Qué opinión te merecen los numerosos casos de explotación a becarios y la precariedad muchos expresan acerca de su período en la empresa (que también se relaciona con la pobreza de las tareas realizadas)?

Es verdad que aún quedan muchos aspectos que mejorar en los programas de prácticas que ofrecen las empresas. Hay ofertas de prácticas con trabajos muy pobres, pero tengo la esperanza que en el futuro mejorara. Cuanta más demanda, más esfuerzos le dedicarán. De todas formas, yo soy de la mentalidad de que cualquier experiencia, por muy negativa que haya podido ser, puede aportar una enseñanza. Hay que saberle sacar jugo hasta donde no lo hay, y solo por el simple hecho de estar en un entorno laboral ya puedes aprender muchas cosas; el funcionamiento y la cultura de trabajo de la empresa, del sector en concreto, el trato con los clientes, el comportamiento y las relaciones personales entre trabajadores. Es muy importante aprovechar cada oportunidad para conocer al máximo de gente posible, tener amigos en todas partes siempre va muy bien. Hablar, preguntar e incluso acompañar a otros trabajadores a reuniones son fuentes muy útiles de aprendizaje.

Respecto a los casos de explotación que a veces se dan a conocer a través de los medios, por ejemplo en el sector de la banca, en muchas ocasiones son fruto del afán del propio estudiante por impresionar a la empresa trabajando más allá de lo necesario. Hay que conseguir un sistema en que las prácticas sean una experiencia agradable y beneficiosa tanto como para estudiante y empresa.

7. ¿Crees que, por lo general, las empresas entienden que los becarios son trabajadores del futuro o impera el aprovechamiento de la mano de obra barata mientras se perpetúa la puerta giratoria de altos cargos?

Inculcar una cultura de prácticas no solo supone inculcarla entre los jóvenes y estudiantes, sino también en las empresas. Tratar a los becarios como los trabajadores del futuro forma parte de mentalizar a los empresarios de la importancia y el valor de los jóvenes, y por lo tanto darles el trato que se merecen. Es importante que la empresa valore a los jóvenes y también que los jóvenes se valoren a sí mismos y demuestren todo el potencial que tienen. De todas formas, al fin y al cabo, el trato personal que reciba el becario depende en cada caso de la persona o y del departamento que esté al cargo, así que es muy variable. Yo nunca he sentido que se aprovechasen o me explotarán en ninguna de las ocasiones que he realizado prácticas. Siempre me he sentido muy bienvenida y querida en el ambiente.

8. ¿Crees que debería recuperarse la relación maestro-aprendiz? ¿O apuestas por procesos tecnologizados y más competitivos?

No creo que se traten de relaciones incompatibles. Yo apuesto por aprovechar la tecnología que tenemos a nuestro alcance, ser capaces de humanizarnos mediante el uso de la tecnología; apuesto por procesos tecnológicos y competitivos para acceder a las prácticas laborales, y una vez en la empresa propongo recuperar la relación de maestro y aprendiz. Las relaciones personales entre trabajadores son uno de los beneficios más grandes de las prácticas laborales.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar