Actualidad

Tumblr y Pinterest analizarán tus fotos para vender información a las marcas

Después del rastreo de mensajes, hashtags y estados, llega el reconocimiento visual de caras, prendas y productos con fines comerciales

A estar alturas, todos sabemos que Google registra las búsquedas para adaptar cada una de ellas a nuestras preferencias...y enviarnos anuncios personalizados. O que Facebook nos muestra una publicidad concreta en función de lo que se concluye de la actividad de nuestros muros.

Llegados a este punto, hemos asumido que nuestra actividad en Internet, por mínima que sea, se recolecta para analizar preferencias y, por extensión, comportamientos de consumo. De ahí que un buen porcentaje de las start ups tecnológicas se basen en perfeccionar sofisticadísimos sistemas algorítmicos de análisis y tratamiento de datos.

Sin embargo, e l mayor obstáculo con el que se encuentran las grandes marcas son las redes sociales basadas en lo visual. Se puede rastrear la influencia de un hashtag, de un mensaje o analizar el por qué de un trending topic, pero plataformas como Tumblr o Pinterest, que no suelen ir acompañadas de pies de foto o etiquetas reveladoras, dificultan la recolección de datos... hasta hoy.

Hace pocos días, Mashable se hacía eco del contrato que ha firmado Tumblr con Ditto, una pequeña empresa que se dedica al reconocimiento visual de imágenes. En pocos días, Tumblr rastreará las fotos que postean sus usuarios en busca de logotipos y productos : el mensaje de tu gorra, el vaso de Starbucks que aparece al fondo en una esquina, los envases que decoran la estantería del baño, los posters o láminas artísticas que se intuyen en tu habitación y, por supuesto, la ropa que llevas.

T.R. Newcomb, portavoz de desarrollo de Tumblr, asegura que no llenarán los muros de los usuarios de anuncios personalizados en función de sus gustos, sólo informarán a las marcas de la influencia que tienen en su plataforma. "Si Coca Cola quiere entender su influencia en Tumblr, Ditto la analizará y le enviará los resultados", afirma.

No obstante, la rápida evolución del Big Data en los últimos tiempos nos dice que, probablemente, a corto plazo esta herramienta también servirá para dar al cliente lo que busca. Así mismo, será cuestión de tiempo que Instagram, que ya cuela anuncios y hashtags patrocinados entre los muros, comience a analizar los productos que se despliegan en torno a nuestros selfies.

Pinterest, por su parte, se ha asociado con Visualgraph para analizar exhaustivamente las imágenes que se postean en muchos de estos tablones virtuales:

"Nuestra misión consiste en conectar las imágenes inspiracionales. Mientras una sola imagen puede inspirar, una red de todas ellas permite, además, la exploración y el descubrimiento. Pretendemos combinar herramientas visuales de reconocimiento de objetos (zapatos, caras) con una infraestructura de búsqueda y tratamiento a gran escala", apuntan desde Visualgraph.

Aunque no han dado más detalles, todo apunta a que, a partir de dichos análisis, aparecerán en cada muro imágenes personalizadas de productos a la venta.

Pero si hablamos de recoleccion de datos visuales, no son las plataformas digitales, sino las tiendas físicas las que están utilizando estos recursos de manera pionera:

La introducción de dispositivos digitales en los establecimientos de las grandes marcas cada vez es más común. Los clientes juegan con ellos, buscan el stock y obtienen informaciones más detalladas sobre los productos. Pero la finalidad es doble: por un lado, se mejora la experiencia de compra del consumidor, por el otro, el proveedor registra qué buscamos, cómo navegamos por sus aplicaciones, qué pestañas desechamos... y actúa en consecuencia.

Recientemente, Sephora ha lanzado la aplicación visual ColorIQ, que permite saber el tono de piel concreto de cada cliente. Ellos encuentran de esta forma el maquillaje adecuado y, simultáneamente, la compañía fabrica gamas de cosméticos que antes ni siquiera habían tenido en cuenta.

Hace tiempo que las gasolineras de los supermercados Tesco tienen pantallas inteligentes. Averiguan el género y rango de edad de cada cliente y le enseñan el anuncio que más le conviene cuando va a pagar en la máquina.

"No recogemos datos o imágenes y nuestro sistema no usa reconocimiento facial", explicaba una portavoz de la cadena a la BBC.

La edad y el género eran las variables básicas en cualquier estudio de mercado. Ahora estas nuevas herramientas de recolección de datos visuales amplian las posibilidades: saber qué preferimos comer, cómo vestimos y cómo decoramos cada una de nuestras fotos allana muchísimo el camino a las grandes marcas que se puedan permitir estas herramientas y, en consecuencia, facilita el trabajo a los consumidores más indecisos y perezosos.

Pero asusta un poco saber que cualquiera de tus movimientos puede quedar registrado con fines comerciales. La publicidad ya no necesita convencernos y desplegar recursos persuasivos, sólo investigar nuestros usos cotidianos hasta la saciedad para ofrecernos esos productos que ni siquiera sabíamos que necesitábamos.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar