PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Trump arremete contra una presentadora: "una loca con bajo coeficiente intelectual" y otras lindezas

H

 

El última desprecio misógino de Trump, el más virulento desde que está en la Casa Blanca, provoca críticas entre multitud de legisladores republicanos. "Su comportamiento es impropio de un presidente"

alba losada

30 Junio 2017 13:28

Donald Trump se convirtió ayer en el foco de atención al volver a menospreciar a una mujer. En un polémico tuit arremetió de forma insultante contra la copresentadora del programa Morning Joe, Mika Brzezinski, quien acababa de criticarle.

"He escuchado que el programa de baja audiencia Morning Joe habla mal de mí (yo ya no lo miro nunca). Entonces cómo se explica que la loca de Mika, con su bajo coeficiente intelectual, y Psycho Joe [Scarborough, el otro copresentador de espacio] vinieran a Mar-a-Lago tres noches en torno a fin de año e insistieran en unirse a mís veladas. Ella sangraba abundantemente a causa de un lifting. Y yo dije: '¡No!'".



Este gesto se suma a la larga lista de ofensas que Trump ha perpetrado contra varias mujeres degradándolas por su edad, su apariencia y su capacidad intelectual. Algo que ha socavado su reputación en numerosas ocasiones.

Varios medios norteamericanos señalan cómo en esta ocasión Trump ha vuelto a hacer referencia a un concepto que ya había salido de su boca con intención de denigrar: la sangre en el contexto femenino. Durante un debate de 2015, la entonces presentadora de la cadena FOX, Megyn Kelly, le pidió explicaciones acerca de unos comentarios machistas que había protagonizado. Una pregunta que para Trump fue más que suficiente para catalogarla de ser una "loca". "Podías ver la sangre saliendo de sus ojos, sangre saliendo de su-lo-que-sea", dijo entonces el aspirante a presidente, en clara alusión a la menstruación.

Las ultrajantes palabras de ayer avivaron las críticas de una multitud de republicanos que se sintieron ofendidos. Algunos analistas señalan que con sus palabras Trump se arriesgó a perder parte del apoyo republicano que le permitiría que se aprobara en el Senado su reforma sanitaria, llamada American Care Health Act.

Un voto crucial para derogar el Obamacare es el de la senadora de Maine, Susan Collins, quien dijo en Twitter: "Esto tiene que parar –todos tenemos un trabajo–, existen tres ramas en el gobierno y los medios de comunicación. No tenemos que llevarnos bien, pero debemos mostrar respeto y urbanidad".



El republicano Paul Ryan, presidente de la Cámara de Representantes, tampoco vio las palabras de Trump con buenos ojos. "No veo que sea un comentario apropiado", manifestó en una rueda de prensa.

La víctima de los abominables tuits no acalló su voz. Optó por contraatacar en Twitter compartiendo la foto de una caja de cereales junto a las palabras "Made for Little Hands". Un post con el que apuntó al tamaño de las manos del presidente, una de sus inseguridades desde hace casi 30 años.



La cadena que emite el programa, MSNBC, también lamentó lo sucedido en un comunicado. "Es un día triste para Estados Unidos cuando el presidente invierte su tiempo intimidando, mintiendo y vomitando pequeños ataques personales en lugar de hacer su trabajo".

A pesar de este justificado aluvión de críticas, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders Huckabee, optó por defender al presidente en una rueda de prensa alegando que aquel que se meta con él debe esperar una respuesta. "Creo que ha sido muy claro en que, cuando es atacado, él va a devolver el golpe".


share