Actualidad

Trump pone a un negacionista del cambio climático al frente de la Agencia de Protección Medioambiental

El medio ambiente de todo un país en manos de Scott Pruitt, uno de los mayores protectores de la industria de los combustibles fósiles

Para Donald Trump, colocar a un negacionista del cambio climático como director de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) es una idea genial. Sublime si además tenemos en cuenta que el elegido es uno de los mejores aliados de la industria de los combustibles fósiles.

Scott Pruitt, fiscal general de Oklahoma, ha sido elegido por el magnate y próximo presidente de EEUU como el futuro director de la EPA, la misma organización a la que demandó en varias ocasiones durante los gobiernos de Barack Obama.

Su nombramiento ha puesto los pelos de punta a ambientalistas y científicos. Y no es para menos. Pruitt, de 48 años, es el héroe de los activistas conservadores. A estas alturas, aún pone en duda que el calentamiento global, que está derritiendo el hielo del Ártico y provocando sequías en todo el mundo, sea algo real.

Su nombramiento ha puesto los pelos de punta a ambientalistas y científicos. Y no es para menos. Pruitt, de 48 años, niega que el calentamiento global y el cambio climático existan y sean consecuencia de la actividad humana

"Los científicos siguen en desacuerdo sobre el grado y el alcance del calentamiento global y su conexión con las actividades humanas", escribió Pruitt en un artículo en el National Review a principios del año.

Durante años, el fiscal ha llevado a cabo una lucha incansable en contra de los esfuerzos de la administración demócrata por reducir la contaminación. En 2014, él y otros fiscales de 27 estados firmaron una demanda en contra de las regulaciones ambientales propuestas por Obama.

Sus acciones no acabaron allí. De acuerdo al New York Times, Pruitt se alió con compañías petroleras y gasísticas para intentar revertir las normas sobre la contaminación de aire y agua y la protección de especies animales en peligro. Y es que, para el nuevo director de la EPA, el Clear Plan de Obama no era nada más ni nada menos que "una guerra contra el carbón".

Esas industrias le devolvieron el favor. G. Harold Hamm, presidente ejecutivo de Continental Energy, una compañía de petróleo y gas de Oklahoma, fue su copresidente de campaña en la reelección del 2013. Tal y como informa El Periódico de Cataluña, el futuro director de la EPA ha recibido 315.000 dólares en donaciones de industrias fósiles, según el Environmental Defense Fund.

Scott Pruitt: "Los científicos siguen en desacuerdo sobre el grado y el alcance del calentamiento global y su conexión con las actividades humanas".

Tras conocerse la noticia de su nombramiento, diversas asociaciones científicas y ecologistas han mostrado su preocupación por la elección. Sierra Club, el mayor grupo ecologista estadounidense, ha comparado su nombramiento con "poner a un pirómano en la lucha contra los incendios". "Está en juego nada menos que la salud de nuestros hijos", escribió en un comunicado el director ejecutivo de la asociación, Michael Brune.

En 2014, él y otros fiscales de 27 estados firmaron una demanda en contra de las regulaciones ambientales propuestas por Obama.

Para el Dr. Holt de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), no creer en el calentamiento global es comparable a negar la existencia de la fuerza de gravedad. "Si una persona salta de un edificio porque dice que la gravedad es solo una teoría, diremos que está delirando. Así, cualquiera que haga política basándose en la negación de la ciencia climática porque 'hay un debate', puede ser llamado peligrosamente irresponsable", publicó Holt en un comunicado.

Sin embargo, la elección de Pruitt ha satisfecho los sueños más retorcidos de las compañías energéticas. "Nos complace que el presidente electo, Donald Trump, haya nombrado al fiscal general de Oklahoma, Scott Pruitt, como jefe de la EPA", aseguró en una nota la Coalición Estadounidense del Carbón.

Hace años, Pruitt se alió con compañías petroleras y gasísticas para intentar revertir las normas sobre la contaminación de aire y agua y la protección de especies animales en peligro.

A nivel estratégico, la elección no es nada sorprendente. Durante la campaña electoral, Trump amenazó con desmantelar la EPA. "Durante demasiado tiempo, la Agencia de Protección Medioambiental ha gastado el dinero del contribuyente en una agenda antienergía y fuera de control que ha destruido millones de empleos", sostuvo el republicano.

Sin embargo, parece que el debate en el Congreso sobre la confirmación de Pruitt en el cargo no será nada fácil. Por el momento, Bernie Sanders ya ha afirmado que se opondrá a la nominación.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar