PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

120 generales retirados se rebelan contra los presupuestos de Trump

H

 

EEUU incrementará en 54.000 millones de dólares su gasto militar, sacrificando las partidas dedicadas a la cooperación internacional y dejando casi sin fondos a la diplomacia. Los antiguos altos mandos alertan del riesgo para la seguridad que supone este movimiento

Margaryta Yakovenko

28 Febrero 2017 11:39

Trump quiere rearmar Estados Unidos. En un alarde de nostalgia bélica, el presidente republicano anunció ayer el mayor rearme de la década con un incremento del 9,3% del presupuesto de defensa.

El plan de iniciar una nueva escalada militar supondrá gastarse 54.000 millones de dólares más en armamento. Pero para poder financiar ese aumento se tendrán que hacer recortes en otros flancos. Trump asegura que no tocará ni las pensiones ni la asistencia sanitaria, pero en cambio meterá tijera en aspectos tan sensibles como varias agencias nacionales, el Departamento de Estado y los programas de ayuda exterior.

"Tenemos que empezar a ganar guerras otra vez", sostuvo Trump en el anuncio del nuevo gasto militar. "Antes decíamos que EEUU jamás perdía una guerra, ahora no ganamos ninguna. Es inaceptable", ha clamado el presidente en un discurso que no ha tartado en despertar críticas.


El plan de iniciar una nueva escalada militar supondrá gastarse 54.000 millones de dólares más en armas pero para poder financiar ese aumento se tendrán que hacer recortes en otros flancos como los programas de ayuda exterior o el Departamento de Estado.


Tal y como apunta The New York Times, parece que Trump ha olvidado que en estos momentos las guerras que se llevan a cabo en el mundo no tienen nada que ver con la Segunda Guerra Mundial. Las guerras enquistadas de Irak y Afganistán, la guerra de Siria, o la lucha contra el Estado Islámico no se ganan con más buques de guerra o con más armamento nuclear, idea que hace unos días apuntaba el presidente.

"Estamos luchando contra enemigos sin marinas, no tienen fuerzas aéreas o incluso ejércitos convencionales en algunos casos. Aplicar sólo las fuerzas armadas convencionales para estos conflictos no siempre será suficiente", ha apuntado David W. Barno, ex general retirado de las Fuerzas estadounidenses en Afganistán.

Los halcones militares, término político usado en EEUU para referirse a los defensores de una política de línea dura y de conflictos armados, apoyan la visión de Barno y han dado la sorpresa de la semana negándose a apoyar los planes de Trump.

En una misiva dirigida al Congreso, 120 generales y almirantes retirados, entre ellos personajes como David Petraeus, antiguo director de la CIA, o George Casey, han criticado el rearme asegurando que lo que importa en este momento no es más dinero para cañones y soldados sino para el servicio diplomático y las agencias de cooperación.


En una misiva dirigida al Congreso, 120 generales y almirantes retirados, entre ellos personajes como David Petraeus, antiguo director de la CIA, o George Casey, han criticado el rearme asegurando que lo que importa en este momento no es más dinero para cañones y soldados sino para el servicio diplomático y las agencias de cooperación.


"Los militares pueden dirigir la lucha contra el terrorismo en el campo de batalla; pero necesitan de socios civiles fuertes en el combate contra los inductores del extremismo", han escrito en la carta.

Por el momento, no hay indicios de que el presidente se vaya a retractar de su decisión ya que con más dinero en el presupuesto de defensa cumple dos de las propuesta que prometió en campaña: la sensación de una mayor seguridad y creación de empleo a través de la industria de guerra.

En estos momentos, EEUU ya es el país que más dinero se gasta en armamento, con un presupuesto de 596.000 millones de dólares anuales, es decir, el 36% del gasto militar de todo el planeta. Y esos números brutales jamás han demostrado ser eficaces para mantener la paz en el mundo.

share