PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Trump: "No descarto una intervención militar en Venezuela"

H

 

EEUU quiere precipitar la caída de Maduro, como sea

L.M.R.

12 Agosto 2017 15:04


La idea de 'la mano en la sombra' en la crisis venezolana venía flotando en el ambiente desde hace meses, pero pasó al primer plano hace diez días con unas declaraciones de Rex Tillerson. “Estamos evaluando todas nuestras opciones políticas para ver qué podemos hacer para crear un cambio de condiciones en Venezuela”, dijo el Secretario de Estado de EEUU. Opciones encaminadas a forzar dos posibles soluciones: “O que Maduro decida que no tiene futuro y quiera marcharse por voluntad propia, o que nosotros podamos hacer que el Gobierno vuelva a su Constitución”.

Las palabras de Tillerson ponían de manifiesto una intención que hasta entonces había existido en el terreno de lo tácito: EEUU quiere derrocar a Maduro, quiere impulsar un cambio de Gobierno en Venezuela, y si la oposición local no logra forzar ese cambio —cabe pensar que con ayuda de EEUU—, habrá que imponerlo desde fuera.

Esa declaración de intenciones volvió a asomar de forma aún más clara ayer durante una rueda de prensa en la que Trump lanzó un aviso envenenado a Caracas al asegurar que no descarta una acción militar de EEUU en Venezuela. Las cartas, boca arriba.

Tenemos muchas opciones para Venezuela, y no descarto la opción militar”, dijo el mandatario desde su club de golf de Bedminster, en Nueva Jersey, donde sigue disfrutando de unos días de vacaciones.


Una opción militar es algo que, ciertamente, podemos perseguir. Tenemos tropas por todo el mundo, en lugares que están muy lejos. Venezuela no está muy lejos. Y la gente allí está sufriendo y está muriendo — Donald Trump


En plena escalada de tensión con Corea del Norte, el yo militar de Trump volvió a relucir al sugerir de forma velada lo sencillo que sería para el ejército estadounidense intervenir en Venezuela, un país que se ha convertido “en un desastre peligroso”. “Una opción militar es algo que, ciertamente, podemos perseguir. [Venezuela] Es nuestro vecino. Tenemos tropas por todo el mundo, en lugares que están muy lejos. Venezuela no está muy lejos. Y la gente allí está sufriendo y está muriendo”.

Lanzada la amenaza, Trump se negó a profundizar. Al ser preguntado sobre si sería una operación de Estados Unidos o liderada por Estados Unidos y si su Gobierno busca un cambio de régimen en Venezuela, Trump se limitó a responder con un "No vamos a comentar sobre eso".

Las palabras de Trump llegan apenas tres días después de que el Departamento del Tesoro de EEUU impusiera una nueva ronda de sanciones económicas contra ocho funcionarios venezolanos por su papel en "la ilegítima" Asamblea Nacional Constituyente. La semana pasada Washington incluyó a Maduro en la 'lista negra' de la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros.


Palabras que avivan fuegos

Algunos observadores se han apresurado a señalar que las declaraciones de Trump podrían tener una intención desestabilizadora a nivel local. No tanto por lo que suponen de amenaza directa a Maduro y su Asamblea Constituyente, sino en la medida en que le sirven al Gobierno venezolano argumentos para sacudir el viejo fantasma del intervencionismo yanqui de cara a sus seguidores.

Desde luego, no sería la primera vez que la superpotencia interviene de manera directa o indirecta en un país latinoamericano para forzar cambios de régimen con el objetivo de que esos países se alineen con sus intereses. Esa premisa podría ser esgrimida por el oficialismo para radicalizar posturas en su intento de atornillarse en el poder, lo que sin duda contribuiría a avivar el fuego en las calles.


Cualquier insinuación del régimen de Maduro de que estamos planeando una invasión es infundada y pretende distraer de sus esfuerzos para perjudicar el proceso democrático y las instituciones en Venezuela — Eric Pahon, portavoz del Departamento de Defensa de EEUU


El portavoz del Departamento de Defensa de EEUU, Eric Pahon, ha aludido a esa posibilidad aclarando que las Fuerzas Armadas no han recibido ninguna orden ante una posible intervención militar en Venezuela. "Cualquier insinuación del régimen de Maduro de que estamos planeando una invasión es infundada y pretende distraer de sus esfuerzos para perjudicar el proceso democrático y las instituciones en Venezuela".

De momento, a la espera de que el Ministerio de Exteriores venezolano emita una respuesta formal a las palabras de Trump, el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, ha sido uno de los primeros en expresar su repulsa. López ha tildado las palabras del presidente estadounidense de “amenaza imperial” y de “acto de locura, de supremo extremismo”. También ha asegurado que él mismo y las Fuerzas Armadas estarán “en primera fila defendiendo los intereses y la soberanía de Venezuela”.



share