Actualidad

Así fue la reunión que Trump y Putin mantuvieron en el G-20 a escondidas

Después de su reunión oficial, los dos líderes volvieron a reunirse una hora más, a solas y en secreto

Getty Images

Durante el G-20 Donald Trump y su homólogo ruso, Vladimir Putin, intercambiaron más palabras que las que fueron captadas por los focos de las cámaras. Durante la noche del mismo 7 de julio mantuvieron una reunión privada de "casi una hora" que no fue notificada, según ha revelado a la CNN un alto funcionario de la Casa Blanca.

La confesión de esta fuente, que ha hablado bajo condición de anonimato, se produce después de que el analista político y presidente de la consultoría internacional Eurasia Group, Ian Bremmer, lo dijera públicamente. Ahora, ha retratado a The Guardian el escenario en el que se desarrollaron los hechos. Una cena en Hamburgo organizada por la canciller alemana Angela Merkel, líderes mundiales acompañados por sus cónyuges y dos mandatarios con un pasado en común y con muchas ganas de hablar:

"Había muchos asientos vacíos. Donald Trump se levantó de la mesa y se sentó con Putin durante una hora. Estaba muy animado y fue muy amable. El intérprete de Putin estaba traduciendo. Me percaté de su reunión porque otros invitados se sobresaltaron", ha descrito.

La Casa Blanca también ha confirmado la existencia de su diálogo. Pero ha tratado de minimizar su importancia alegando que fue "breve". "No es que simplemente sea perfectamente normal, interactuar con otros líderes mundiales es parte de las responsabilidades del presidente", ha admitido en un comunicado.

                                                                                                                                                                                        Reuters

Por mucho que las reuniones privadas e improvisadas con otros mandatarios sean comunes en las cumbres, lo que le ha faltado nombrar a la Casa Blanca es que la administración de Trump no se molestó en notificarla en esta ocasión. Algo que, junto a que ambos líderes ya habían levantado sospechas anteriormente, ha propiciado a que se aviven las críticas.

Lo que sí que ha reconocido es que el traductor de Estados Unidos que acompañó a Trump solo hablaba japonés, por lo que únicamente pudieron comunicarse gracias al intérprete ruso. Así que Putin salió del encuentro con un arsenal de información que ahora, probablemente, no está al alcance de su homólogo estadounidense.

"Es extraño que una conversación con alguien como Putin, especialmente Putin, no se incluya al menos a otro oficial de seguridad nacional ni a un traductor. En este caso, no tenemos ni una traducción ni un registro de lo que se discutió. Solo los rusos tendrán una transcripción. No es bueno", dijo a la CNN el analista y portavoz del Departamento de Estado durante la administración de Barack Obama, John Kirby. Para Bremmer que el traductor de EEUU no estuviese entre ellos es una violación del protocolo de seguridad nacional.

Ante este aluvión de críticas sobre el encuentro que el mundo no conoció hasta ayer, Trump ha contraatacado a través de Twitter.

"La falsa noticia de la cena secreta con Putin es enfermiza. Todos los líderes del G-20 y los cónyuges fueron invitados por la canciller alemana". "Las Fake News se están volviendo cada vez más deshonestas. ¡Incluso una cena preparada para los 20 líderes mundiales en Alemania se convierte en algo siniestro!".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar