PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Trump y Putin vuelven a ser aliados al hablar de Corea del Norte y Siria

H

 

Una llamada telefónica ha acabado con las tensiones entre los dos líderes después de las decisiones unilaterales de Trump de abril

alba losada

03 Mayo 2017 13:19

Las tensiones entre Donald Trump y Vladimir Putin eran evidentes desde que el presidente de EEUU ordenó un lanzamiento de misiles contra una base aérea de Bashar al-Assad como represalia al ataque químico contra civiles.

Pero ayer, las diferencias entre los líderes mundiales se diluyeron en una llamada telefónica en la que volvieron a repartirse el mundo al hablar sobre cómo abordar dos problemáticas candentes: el conflicto con Corea del Norte y la guerra de Siria.

En cuanto al régimen de Pyongyang, Trump consiguió que su amigo ruso se convirtiera en un aliado más para hacer frente a Kim Jong-un al acordar que trabajarían juntos para hacer progresos diplomáticos ante la amenaza que supone la dictadura norcoreana.

Una fuerte alianza que podría servir para que el líder norcoreano se sienta presionado. Aunque como dijo a The Independent el investigador de American Security Project, Matthew Wallin, "la influencia de Rusia será útil para hacer frente a Corea del Norte, pero no tanto como la cooperación de China", ya que el país del presidente Xi Jinping es el único que puede presionarle económicamente.

Resultado de imagen de nuclear weapons north korea

                                                                                                                                                        Pedro Urgate - Getty Images

Para el investigador ahora lo importante es que Kim Jong-un se dé cuenta de que tener armas nucleares en funcionamiento es una mayor amenaza para su país "que la amenaza de una invasión estadounidense o surcoreana".

Siria fue el otro protagonista de su llamada al acordar que ambos debían enviar a un representante a las negociaciones del alto al fuego que empezaron el miércoles en Astaná, Kazajstán, para poner fin a una guerra en la que "el sufrimiento ha llegado demasiado lejos", de acuerdo al comunicado emitido por la Casa Blanca y recogido por el New York Times.

Cuando también expresaron su interés común por abrir zonas seguras en el país que protejan a los civiles que sufren la guerra desde hace seis años, no hablaron del ataque químico que Trump había condenado, ni del la maniobra contra el régimen sirio al que Putin había defendido. Solo mantuvieron su decisión de acabar juntos con ISIS.

Este es solo el inicio de unas conversaciones que tuvieron resultados positivos tanto para Washington como para Moscú y que continuarán a principios de julio en Alemania, alrededor de las fechas de la cumbre del G20 en Hamburgo, cuando ambos líderes se verán personalmente.


Kim Jong-un tendría que darse cuenta que tener armas nucleares en funcionamiento es una mayor amenaza para su país "que la amenaza de una invasión estadounidense o surcoreana"



Sin embargo, las declaraciones extraídas de la conversación son por el momento insuficientes para el profesor de la Universidad de Columbia y miembro del Consejo de Relaciones Exteriores, Dr. Steve Sestanovich. Así lo expresó a The Independent al calificarlas de ser bastante "genéricas" y al denunciar que no se trataron temas cruciales como "la controversia sobre armas químicas, las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, investigaciones internacionales ya las distintas partes afectadas en la guerra civil siria".

share