Actualidad

Namibia demanda a Alemania por genocidio

Más de 100.000 cadáveres avalan el proceso iniciado en un tribunal de Nueva York contra el papel del Imperio colonial alemán en el sur de África

La aritmética del horror parece clara. Suma los términos 'Alemania' y 'genocidio' en una misma frase y cualquier persona del mundo te devolverá un mismo resultado: nazis, campos de concentración, exterminio. Nada encarna mejor el papel de lo terrible en la condición histórica del siglo XX que el Holocausto, la “solución final”. Pero en el haber de Alemania existe otro gran genocidio. Sucedió en África. Y los descendientes de quienes fueron masacrados entonces quieren que el país rinda cuentas por lo que hizo.

Para entender lo que está sucediendo hay que remontarse a principios del siglo pasado. El Deutsches Reich también tuvo su expresión colonial. Entre 1871 y 1918, el Imperio colonial alemán se extendió por varios rincones de África, Asia y Oceanía. Alemania perdió todas sus colonias durante la Primera Guerra Mundial, pero el recuerdo de su paso por el continente negro sigue levantando ampollas. Especialmente en Namibia.

Entre 1904 y 1908, más de 100.000 indígenas de las tribus Ovaherero y Nama murieron a manos de los colonos alemanes en Deutsch-Südwestafrika, un territorio colonial que se corresponde con la actual Namibia

Lo que hoy conocemos como Namibia fue para el Reich su Deutsch-Südwestafrika. El territorio colonial comprendía unos 800.000 kilómetros cuadrados y existió como tal entre 1884 y 1915.

Durante los primeros años de ocupación, los colonos alemanes confiscaron ilegalmente buena parte de las tierras que históricamente habían pertenecido a las tribus Ovaherero y Nama, desplazando a sus habitantes. A principios de 1904, la tensión explotó, los indígenas se levantaron contra sus ocupantes, obligando a las tropas imperiales alemanas a intervenir para parar su “rebelión”.

Así comenzaron cuatro años de sangre (de 1904 a 1908) en los que los líderes políticos y militares de la Deutsch-Südwestafrika ordenaron acciones y consintieron comportamientos que desembocaron en una masacre que dejó más de 100.000 muertos.

Las autoridades alemanas fueron acusadas de mirar hacia otro lado y permitir las matanzas y las violaciones sistemáticas de mujeres y niñas Ovaherero y Nama. Muchos de los que no murieron fueron obligados a realizar trabajos forzosos.

Las autoridades alemanas fueron acusadas de mirar hacia otro lado y permitir las matanzas y las violaciones sistemáticas de mujeres y niñas Ovaherero y Nama

Algunas de las fotos de aquella época son tan difíciles de mirar como las que nos dejaron los peores momentos del Holocausto judío. También en Namibia hubo campos de concentración para los indígenas. También se usaron métodos de exterminio masivo. Y también se llevaron a cabo dudosos experimentos científicos en aquellos campos.

Miles de mujeres fueron sistemáticamente violadas, y a menudo "tomadas" como esposas por los colonos. La mitad de la población Nama desapareció. La gente fue asesinada o murió de hambre o de infecciones varias en campos de exterminio como el de Shark Island.

Hasta 3000 cráneos de Herero fueron remitidos a Berlín para que científicos alemanes los estudiaran en busca de señales que confirmaran que aquellos indígenas eran gente de una raza inferior.

“Si miras las fotos... la gente parece que fuera esqueletos andantes, sin pizca de carne. Eran solo huesos”, comentó Utjiua Muinjangue, miembro de la Ovaherero Genocide Foundation, a Al Jazeera.

Ese comité es uno de los impulsores de la demanda que las tribus Ovaherero y Nama han interpuesto contra Alemania por el que está considerado como el primer genocidio del siglo XX. Llevaban años amenazando con exigir reparaciones por lo sucedido, y finalmente este pasado enero cumplieron con esas amenazas.

También en Namibia hubo campos de concentración para los indígenas. También se usaron métodos de exterminio masivo. Y también se llevaron a cabo dudosos experimentos científicos en esos campos

Ayer, los abogados representantes de los indígenas se reunían en un tribunal de Nueva York para ofrecer una conferencia previa al juicio, que se celebrará en algún momento antes del próximo junio. E ntre otras cosas, exigen que representantes de las tribus tomen parte en las discusiones que los gobiernos de Namibia y Alemania vienen celebrando con vistas a realizar una declaración conjunta sobre la masacre. Además, demandan compensaciones económicas.

“El Gobierno de Namibia exigió y logró el reconocimiento del genocidio por parte de Alemania, pero no logró una disculpa”, explica la periodista Fahmida Miller desde Windhoek, la capital de Namibia. “Las comunidades afectadas sienten que su dignidad fue ultrajada y que merecen más que un reconocimiento”.

En el mismo sentido se expresa Ida Hoffman, presidenta del Nama Genocide Technical Committee, en declaraciones a Al Jazeera: “No queremos lo que ellos quieren para nosotros. Queremos compensaciones para poder hacer exactamente lo que queremos hacer por nuestra gente y poder hacerlo nosotros mismos”.

“No queremos lo que ellos quieren para nosotros. Queremos compensaciones para poder hacer exactamente lo que queremos hacer por nuestra gente y poder hacerlo nosotros mismos”

Las autoridades alemanes rechazaron el uso del término 'genocidio' para referirse a las matanzas de indígenas en Namibia hasta julio del 2015. Frank-Walter Steinmeier, ministro del interior por aquel entonces, emitió una " directriz politica" indicando que la masacre debía ser referida como "un crimen de guerra y un genocidio".

A finales del año pasado, Alemania se planteó ceder a las presiones que exigen reparaciones, pero la postura ha vuelto a cambiar. De momento, desde Berlín se niega cualquier posibilidad de pagar, aduciendo que desde la década de los noventa han contribuido al presente y futuro de Namibia con ayudas al desarrollo por valor de varios cientos de millones de euros.

Mientras, el embajador alemán en Namibia, Christian Matthias Schlaga, prefiere refugiarse en tecnicismos jurídicos: “No usamos el término reparación en nuestras comunicaciones oficiales con Namibia por la sencilla razón de que 'reparación' es un término legal con unas implicaciones legales muy específicas. Si partimos de la base de que este no es un caso legal, sino algo que tiene que ver más con una obligación moral e histórica, no podemos hablar de reparación”.

El Gobierno de Namibia acaba de dar un giro de 180 grados en su postura oficial y prepara una demanda judicial contra el Estado alemán en la que se exigirán compensaciones por valor de 30.000 millones de dólares

A la luz de esa negativa, el Gobierno de Namibia ha decidido endurecer su posición. Según informa el diario The Namibian , las autoridades del país han decidido dar un giro de 180 grados a su postura y sumarse a la demanda de reparaciones.

A través de la oficina del fiscal general del país, el Gobierno ha pedido a abogados de Europa y Namibia que investiguen las posibles líneas de acción y preparen argumentos para interponer una demanda judicial contra el Estado alemán en la que se exigirán compensaciones por valor de 30.000 millones de dólares.

Fuentes conocedoras del proceso aseguran que el Gobierno quiere que los grupos indígenas que ya están batallando legalmente por su cuenta se sumen a su esfuerzo para llevar a Alemania ante el Tribunal Internacional de La Haya.

El plan ha sido confirmado por el fiscal general Sacky Shanghala a The Namibian. "Nadie va a poder acusarnos como Gobierno de no haber hecho todo lo que está en nuestras manos para asegurar que estamos representando de la mejor manera posible los sacrificios de aquellos que fueron brutalmente asesinados, y aquellos de las generaciones posteriores que siguen sufriendo como resultado de aquello".

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar