Actualidad

Fútbol para parar una guerra mundial: se cumple un siglo de la histórica Tregua de Navidad

Durante la Primera Guerra Mundial, hubo una noche en la que el fútbol derribó trincheras

Al siglo XX se le conoce como el siglo de las guerras. Es en él cuando estas se hacen totales y los límites del campo de batalla se desdibujan, alcanzando a la población civil. A la vez, el ser humano perfecciona su maquinaria para matar. Sin embargo, la víspera del día de Navidad de hace ahora exactamente un siglo, es decir, la Nochebuena de 1914, toda esta vorágine homicida se detuvo por un momento. Es la conocida como Tregua de Navidad.

Estamos, por tanto, en la noche del 24 de diciembre de aquel año. La Primera Guerra Mundial lleva en marcha desde julio, enfrentando a las llamadas potencias centrales (Alemania y el Imperio Austrohúngaro) con la triple entente, formada por Francia, Rusia y el Imperio Británico. Según la versión más extendida, la Tregua de Navidad nace con las trincheras decoradas con motivos navideños, cuando los soldados alemanes y británicos, desde sus posiciones, comienzan a cantar villancicos. Cada uno en su lengua respectiva, los cánticos comienzan a mezclarse hasta que los soldados salen de los puestos defensivos y se funden en apretones de mano, presentaciones e intercambio de objetos.

En el noroeste de Bélgica, el acercamiento desemboca en un partido de fútbol. Soldados alemanes y británicos dejan de dispararse y en lugar de ello, rivalizan en el pujante deporte del football. Con porterías y balón improvisado, algunos testimonios hablan de peloteos informales más que de partidos propiamente dichos, mientras que algunos historiadores mantienen que la actividad principal fue la de enterrar cadáveres del propio bando con un poco más de tranquilidad. Otros estudiosos directamente ponen en duda que se llevasen a cabo dichos partidos. Hay crónicas que hasta llegan a afirmar un resultado: 3-2 a favor de los alemanes.

La carta

En Gran Bretaña se ha subastado estos días por 20.000 libras una carta que narra en primera persona los hechos. Se trata de una misiva firmada por el soldado William Loasby. En ella, cuenta cómo hubo negociaciones previas -y difíciles- para llevar a cabo la tregua, y cómo el miedo atenazaba sus pasos cuando salió con un compañero al encuentro de soldados alemanes con los que intercambiaron cigarrillos y chocolate. Las bromas contra los franceses les unieron. El tono de Loasby, sin embargo, es poco idealista: "Tenemos que olvidar esto, porque estamos ya al cuello del otro, otra vez", escribe en la carta, fechada el 27 de diciembre. En ella se recoge también la celebración de un partido de fútbol.

Recientemente se han conocido otros testimonios de primera mano. Tal y como el sargento George Beck anota en su diario: "Día de Navidad. No ha habido un solo disparo". El militar recoge también el ofrecimiento futbolístico del día anterior, que partía en este caso de la trinchera alemana. En otra misiva recién descubierta, es el general Walter Congreve desde el frente del norte de Francia quien deja constancia de que "se intercambiaron cigarros y cantaron canciones". Asimismo, Congreve menciona tener noticias de que se están jugando partidos de fútbol durante la tregua.

Los ecos de la Tregua de Navidad llegan, con motivo de su centenario, hasta nuestros días. Un par de semanas atrás, se realizó un acto de homenaje a esta tregua futbolística en la localidad belga de Ploegsteert. No solo se procedió a la inauguración de un monumento de la propia UEFA en memoria al acontecimiento, sino que tuvo alli tuvo lugar un partidillo con uniformes militares de la época a modo de original recuerdo.

Homeajes a la tregua, hoy

El año que estamos cerrando ha estado marcado por los homenajes y recuerdos a aquella primera batalla total, especialmente en Gran Bretaña. Allí, la cadena de supermercados Sainsbury's no ha dudado en utilizar la memoria de la guerra para promocionar su marca. En concreto, ha recreado una versión de la Tregua de Navidad para un anuncio que lleva ya más de 15 millones de reproducciones.

Pero, pese a aquella tregua navideña, la Primera Guerra Mundial aun duraría cuatro años más y alteraría de manera drástica el sentido de la Historia. Durante la contienda se produjo la primera revolución socialista triunfante, la bolchevique. Las condiciones establecidas en su punto final, el Tratado de Versalles de 1919, darían lugar posteriormente a uno de los orígenes indirectos del nazismo en Alemania. Más de 9 millones de soldados perdieron la vida en la Gran Guerra. El último superviviente de la Tregua de Navidad falleció en 2005.

Muchas han sido las voces que se han preguntado si hoy en día sería posible una tregua así. De hecho, la Tregua de Navidad pareció llevarse a término contra las indicaciones y deseos de algunos de los superiores de los soldados que la protagonizaron. En la actualidad, ¿nos imaginamos qué clase de partido de fútbol y bajo qué condiciones podría desarrollarse un partido improvisado entre el Estado Islámico y las fuerzas kurdas que resisten su avance en Kobanê? ¿Pararían los soldados israelíes de bombardear casas de palestinos en Gaza para jugar un partido con ellos?

Enviados al frente a morir siendo unos críos, el fútbol se convirtió en bálsamo de una noche

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar